Elypsis y SBS: Guzmán compró tiempo

7 de abril, 2020

Buenos Aires: La sesión especial en la que el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, brindará su informe sobre la renegociación de la deuda pública externa ante el pleno de la Cámara de Diputados de la Nación comenzó esta tarde poco después de las 17.30.Foto: María Candelaria Lagos/Télam/amb 12022020

Tras el reperfilamiento de la deuda bajo ley local en dólares, anunciada el domingo a la noche, el mercado analiza (intenta, cuanto menos) la estrategia de Martín Guzmán.

 

“Vemos a la decisión de ayer como una señal de que el Gobierno intenta ganar tiempo para un acuerdo de deuda en el primer semestre, priorizando evitar el default externo”, fue la lectura de Elypsis.

 

“El Gobierno no puede permitirse seguir pagando deudas en moneda dura en lo que resta del año”, agregaron en la consultora que capitanea Eduardo Levy Yeyati y creen que “su objetivo sigue siendo renegociar la deuda externa para evitar un default, y utilizar esa renegociación como referencia para tratar a la deuda interna de manera similar”.

 

“Cualquier renegociación implicaría un período de gracia y extensiones de plazo de más de un año (pagos iniciales o capitalización de intereses, a los que el Gobierno por ahora, se opone, serían dimensiones clave de esta negociación)”, agregaron y presagian que la primera oferta de Argentina “probablemente pedirá no pagar capital o intereses durante el mandato de Alberto Fernández, y no reunirá el apoyo necesario para ejecutar las CAC por parte de los acreedores”.

 

Por eso, dicen: “Vemos una probabilidad de que el Gobierno presente una segunda oferta más en línea con un acuerdo de tipo ‘standstill’”. Una suerte de armisticio temporal. “Para la pelota”, en criollo. “Un canje, con las mayorías requeridas por las CAC, que reprograme el servicio de deuda con vistas a una nueva renegociación en los próximos años –idealmente, 2024; más probablemente, 2022; definitivamente, no un año electoral (cuanto más larga sea esta extensión, mayor será el flujo de pagos en los primeros años que los acreedores a cambio)”, amplían desde Elypsis.

 

“Si las negociaciones fracasaran, el Gobierno probablemente reestructurará unilateralmente la deuda interna en línea con los lineamientos presentados por Guzmán, y enfrentará un largo default con aceleración de bonos de la deuda externa”, concluyen.

 

Según SBS, la visión es parecida: Guzmán compró tiempo. “En este marco, la decisión crea espacio para que las negociaciones por la deuda externa puedan estirarse algunos meses más sin caer en un default, ya que mientras las reservas netas alcanzaban antes para pagar la deuda en dólares hasta julio ahora podrían alcanzar hasta el cuarto trimestre. No obstante, la decisión también sugiere que los títulos bajo legislación local terminarán recibiendo un peor tratamiento”, dijeron desde el Area de Research del Grupo SBS.

 

Ayer, informó SBS, los bonos en dólares operaron dispares y de acuerdo a la jurisdicción de emisión, siendo los ley extranjera los más favorecidos, cerrando con subas de entre 40 y 75 centavos de dólar mientras que los ley local se vieron muy afectados cerrando con caídas de entre US$ 2 y US$ 4 en promedio.

Dejá un comentario