Elypsis: “El objetivo sigue siendo renegociar la deuda externa para evitar un default”

6 de abril, 2020

Guzmán

El Gobierno dispuso, mediante un decreto que publicó hoy en el Boletín Oficial, que los pagos de la mayor parte de la deuda pública en dólares sean suspendidos hasta el 31 de diciembre o hasta que el Ministerio de Economía considere, teniendo en cuenta la reestructuración de la deuda con privados bajo ley extranjera.

 

El Tesoro pospondría pagos por aproximadamente US$ 9.700 millones neto de las tendencias del sector público, en lo que resta del año. Los principales instrumentos afectados son el Bonar 2024 (AY24), que debía pagar el 7 de mayo alrededor de US$ 1.500 millones y el Bonar 2020 (AO20) que vencía hacia octubre por unos US$ 2.500 millones.

 

Para la consultora Elypsis, “el objetivo sigue siendo renegociar la deuda externa para evitar un default, y utilizar esa renegociación como referencia para tratar a la deuda interna de manera similar”.

 

“Vemos a la decisión como una señal de que el gobierno intenta ganar tiempo para un acuerdo de deuda en el primer semestre, priorizando evitar el default externo y, en este sentido, como una indicación de que podría considerar la solución de standstill como un más realista ‘segundo mejor'”, agregaron.

 

Además, desde Elypsis adelantaron que “la primera oferta argentina probablemente pedirá no pagar capital o intereses durante el mandato de Alberto Fernández, y no reunirá el apoyo necesario para ejecutar las CAC por parte de los acreedores”.

 

“Y vemos una probabilidad de que el Gobierno presente una segunda oferta más en línea con un acuerdo de tipo ‘standstill’: un canje, con las mayorías requeridas por las CAC, que reprograme el servicio de deuda con vistas a una nueva renegociación en los próximos años –idealmente, 2024; más probablemente, 2022; definitivamente, no un año electoral”, subrayaron.

 

Por último, añadieron que, en caso de que las negociaciones fracasen, el gobierno “probablemente reestructurará unilateralmente la deuda interna en línea con los lineamientos presentados por Guzmán y enfrentará un largo default con aceleración de bonos de la deuda externa”.

 

En el comunicado publicado por el Ministerio de Economía argumentaron que: ““La crisis sanitaria mundial generada por la pandemia del coronavirus ha alterado los plazos previstos oportunamente en el Cronograma de acciones para la gestión del Proceso de Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa”.

 

Asimismo, en el decreto se excluyeron algunos instrumentos como las Letras Intransferibles del Banco Central, las Letras emitidas directamente a entes del sector público (FSG, entre otro), Letras del Tesoro en dólares, Bonos Programas Gas Natural y las Letras de Garantía.

 

Dejá un comentario