El petróleo en EE.UU. registró valores negativos

21 de abril, 2020

La fuerte baja de la actividad económica en el mundo y el cierre de fronteras generaron ayer un desplome histórico del precio del petróleo en Estados Unidos, que llegó a tener un valor negativo; es decir, los productores pagaron para colocar su producción.

 

Este se debe a la sobreoferta que se intensificó en los últimos días luego de que se llenaran la mayoría de los tanques de almacenaje.

 

El precio del barril de petróleo West Texas Intermediate (WTI), de referencia para Estados Unidos, que se basa en los contratos de futuros para mayo llegó a situarse a menos US$ 20 el barril, lo que equivale a una caída histórica nunca antes vista.

 

En tanto, el precio de los futuros de petróleo WTI de junio se mostraron más estables durante la jornada. La caída fue cerca de 11%, hasta situarse en torno a US$ 22 el barril. De esta forma, los mercados de petróleo estadounidense experimentaron lo que se conoce como contango, que se produce cuando el precio futuro cotiza a un precio más elevado que el actual.

 

De todas formas, en Argentina se toma de referencia la cotización europea del precio del petróleo, el Brent, que es un crudo distinto y que ayer cayó 7% a un valor de US$ 25,48 por barril. Con estos precios, será muy difícil que la industria hidrocarburífera se siga desarrollando en Argentina, sobre todo la producción no convencional (Vaca Muerta), que tiene costos mayores, arriba de US$40.

 

Al respecto, el Gobierno avanzará en los próximos días con la implementación de un barril criollo o precio sostén, para atenuar la situación. Sin embargo, el problema principal de la industria hoy es que no hay demanda.

 

Por su parte, Alejandro Einstoss (IAE Gral. Mosconi) explicó a El Economista: “La caída de ayer se explica por vencimiento de los contratos de futuro de mayo que vencieron hoy. Estos contratos se resuelven físicamente, es decir, que al vencimiento el dueño del contrato debe tener capacidad de recibir el crudo físico, si no es así está obligado a venderlo o incurrir en costos de almacenamiento. Y esto es lo que vimos ayer, una corrida sin compradores”.

 

Además, aclaró: “Lo que sucede con el mercado norteamericano no sucede con el petróleo Brent (que rige en Europa y el resto del mundo) y que se puede liquidar al vencimiento del contrato en efectivo. Pero el problema de fondo quizás es otro. La conjunción de pandemia y desencuentros entre los productores de petróleo más importantes conformaron la tormenta perfecta para el sector. La pandemia pulverizó más de 20% de la demanda de energía global de la noche a la mañana, por lo que el recorte de producción anunciado por la Opep de 10% no alcanza para ajustar un mercado que no deja de acumular stocks. El mundo, y en particular Estados Unidos, tienen, en esta coyuntura, más petróleo que el que necesita y existe preocupación de que las instalaciones de almacenamiento de Estados Unidos se queden sin capacidad. Por lo tanto, es probable que existan recortes de oferta adicionales hasta que vuelva a aparecer la demanda que dependerá de la velocidad de la salida de la cuarentena global”.

 

Dejá un comentario