El mercado aguarda por más detalles

17 de abril, 2020

Ayer, finalmente, el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, presentaron desde la Quinta de Olivos la propuesta de renegociación de US$ 66.238 millones de deuda emitida bajo legislación extranjera. Según indicó el ministro durante al presentación, la misma fue rechazada por los acreedores.

 

La propuesta contempla un período de gracia de tres años sin ningún tipo de pago, una quita muy reducida sobre el capital y un recorte del 62% en los intereses, lo que implica un monto de más de US$ 41.000 millones. Sin embargo, no especificaron los detalles técnicos del canje, los cuales se darán a conocer hoy, cuando la propuesta sea presentada formalmente ante la comisión de valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés).

 

En ese sentido, varios analistas se mostraron prudentes al momento analizar la propuesta, ya que para ello necesitan tener el detalle que se conocerá hoy. No obstante, algunos consideraron que la propuesta del Gobierno no es tan agresiva en comparación con los rumores previos y lo que había trascendido en los medios.

 

“Sin el detalle del canje, todavía es muy difícil poder analizar si es conveniente o no. Aunque Guzmán dio una idea al decir que la propuesta fue rechazada por los inversores. Entre lo que se dio a conocer, hay aspectos positivos y otros no tanto: la quita de capital no es grande, pero el recorte de intereses es alto, y el plazo de gracia es menor al esperado por el mercado: tres, en lugar de cuatro”, señaló ante El Economista el analista financiero Christian Buteler.

 

De acuerdo con el especialista, en líneas generales, lo que anunció Guzmán no fue tan malo como se esperaba: por eso la primera reacción de los bonos fue al alza. “Pero la otra parte, el detalle del canje, es tan importante como la que se anunció ayer. Recién hoy vamos a poder analizar si la oferta es buena o no”, sostuvo.

 

“Faltan detalles, y al no conocer los plazos de los nuevos bonos, no podemos saber el valor de la oferta. Aunque si nos basamos en las especulaciones de quita de capital que había de antemano, podríamos decir que esta propuesta es un poquito mejor de lo que esperábamos”, señaló en diálogo con este medio Fernando Marull, director de FM&A.

 

Por su parte, Martín Vauthier, director del Estudio EcoGo, se refirió al mayor recorte sobre los intereses y la poca quita sobre el capital. “En ese contexto, siempre los que más sufren son los bonos largos que los cortos. Pero no es una conclusión definitiva: falta esperar cuáles son las características de los bonos que ofrecerán”, afirmó a este diario.

 

“En términos generales, la propuesta es mala. No hubo un arreglo con los bonistas. Hay que rebobinar: se hablaba de Ucrania, de Uruguay… esos casos fueron todos consensuados y propuestas que se anclaron, es decir, que cuando se hacían públicas era porque tenía el aval de por lo menos el 40% de los tenedores de bonos”, afirmó ante El Economista Leonardo Chialva, socio de Delphos Investment.

 

“Los bonistas están bastante lejos de esta propuesta. Más allá de que algunos se ilusionan porque creen que la quita es pareja, yo tiendo a pensar que la quita va para los bonos cortos. Yo creo que la propuesta no va a ser aceptada. Argentina encontró las excusas ideales con la pandemia para refugiarse en eso e ir más al camino de los obstáculos. Es decir, más parecido a 2003, que a Uruguay y Ucrania”, agregó Chialva.

 

En cambio, desde el Grupo SBS consideraron que la propuesta “parece bien orientada”. “Los términos están bastante alineados con nuestro escenario base, ya que esperábamos una reducción de cupones de 50%, una quita de capital de 10% y cuatro años de gracia”, indicaron en un informe. “Pero no deja de ser una oferta difícil de digerir. Los valores de recupero son bajos, los cupones iniciales son reducidos, no habría pagos por varios años y el Gobierno no propone un mensaje de consolidación fiscal que permita imaginar una compresión de tasas”, añadieron.

 

“Por ahora, parece difícil imaginar un acuerdo con los acreedores bajo estas condiciones, aunque habrá que esperar a mañana (por hoy) para ver si se ofrece algún instrumento de recuperación de valor o un pago por adelantado para compensar estas debilidades”, sostuvo SBS.

 

Dejá un comentario