El Gobierno avanza con el tributo a la riqueza

14 de abril, 2020

Por Pablo Varela

 

El oficialismo avanza sobre el proyecto que busca generar un nuevo gravamen en el contexto de la pandemia del Covid-19.

 

Hoy, por encargo de la vicepresidenta Cristina Kirchner, la directora de Asuntos Jurídicos, Graciana Peñafort presentará ante la Corte Suprema un “pedido de declaración de certeza de constitucionalidad” para que el Máximo Tribunal se expida sobre la constitucionalidad (o no) de votar de manera remota.

 

“El objetivo es contar con todo el aval legal”, explicaron ante El Economista desde el entorno de la exmandataria.

 

En momento en los que el titular de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Carlos Heller, tiene la tarea de unificar los diversos proyectos presentados por el ala kirchnerista del bloque del Frente de Todos para avanzar con un nuevo tributo sobre el segmento de empresas y personas más ricas del país, la titular del Senado busca no dejar ningún flanco judicializable en caso de que la normativa llegue a la Cámara Alta. Teniendo en cuenta, además, que los temas de naturaleza tributaria no pueden ser motivo de DNU.

 

Según el propio Heller explicó, los detalles de la norma estarán recién hacia fines de esta semana. “Lo más difícil en estos momentos es recabar información fidedigna”, explicó un diputado de la bancada oficialista ante este diario al explicar que se pretende contar con una sólida base de datos y no evitar de esa manera dar pasos en falso.

 

Si bien los números finos todavía no están definidos, lagunas voces del oficialismo señalan que el nuevo tributo podría recaudar cerca de US$ 2.500 millones.

 

La idea del Frente de Todos es además avanzar sobre los consensos con los bloques opositores y generar “grietas” con el tema en el contexto de la crisis sanitaria.

 

Algunos actores legislativos del FdT manejan encuestas que señalan que el nuevo tributo tendría hasta “un 80% de aceptación” en la población. “Vamos a intentar aprovechar el envión de la opinión pública”, explicaron desde el oficialismo.

 

 

En principio la idea del nuevo gravamen cuenta con el apoyo del presidente Alberto Fernández, quien será el encargado de darle “luz verde” al proyecto (si bien las leyes en materia tributaria son potestad del Congreso), de Cristina y de Sergio Massa.

 

Tal como informó El Economista, el líder del Frente Renovador avanza a su vez en la implementación en modificaciones al reglamento y la introducción de softwares que permitan sesionar de manera remota.

 

Además, ha aportado su propia agenda económica al promover la eliminación del Impuesto a las Ganancias al personal de servicios esenciales, un  sistemas de premios a la inversión productiva de quienes repatríen activos de del blanqueo y un régimen extraordinario de gravámenes a capitales especulativos.

 

A la espera del detalle fino del proyecto que ingresaría a Diputados a fines de esta semana, el propio Heller declaró: “Es un impuesto extraordinario a las grande fortunas, no va a ir sobre la clase media, ni la pequeña y mediana empresa. Será por única vez y con un objetivo determinado, que es aportar recursos en una situación de crisis que conmueve a todos, pero que requiere de recursos”.

Dejá un comentario