El “escenario benigno” de Elypsis: caída de 6,5% del PIB en 2020

14 de abril, 2020

“Revisamos nuestro pronóstico de crecimiento para el año a -6,5% (contra el anterior -4,5%)”, dijeron ayer desde Elypsis. Es la segunda corrección desde que estalló la coronacrisis. Se puede poner peor, advirtieron. “Los riesgos continúan inclinándose a la baja: este pronóstico debe tomarse como un escenario benigno y, como tal, será monitoreado de manera continua, en base a datos y anuncios, en las próximas semanas”, agregaron.

 

“Ahora creemos que la combinación de insuficientes testeos y una capacidad estatal limitada para hacer frente a un pico de demanda está inclinando la balanza de la respuesta del Gobierno hacia una cuarentena más prolongada y un levantamiento más gradual y selectivo de la misma, seguido de una fase de distanciamiento social que podría durar al menos 12 meses (hasta lograr un grado de inmunización de la población que inhiba nuevos picos de contagio), lo que ralentizaría la recuperación posterior a esta fase de aislamiento”, argumentaron.

 

Además, señalan, las políticas de contención de los efectos económicos exhibieron en los últimos días demoras en la implementación y limitaciones en la focalización, y aún no se cuenta con un esquema para hacer frente al inminente problema de solvencia empresarial fruto de la fuerte y prolongada caída de ingresos y de la inflexibilidad de los costos. “Esperamos que el Gobierno avance con avales públicos parciales y que negocie recortes salariales temporales para evitar un flujo masivo de quiebras de pymes, pero los detalles –y las fuentes de financiamiento– de estas medidas aún no han trascendido. En todo caso, esperamos un mayor esfuerzo del Tesoro y revisamos al alza nuestra proyección del déficit fiscal”, expresaron desde Elypsis.

 

 

Hacia adelante, lo principal a tener en cuenta es la extensión e intensidad de la cuarentena y su impacto en la economía. “Una mayor efectividad en las respuestas de políticas, excepciones que permitan el sostenimiento de algunas actividades y el desenlace en el frente externo (un standstill de la deuda soberana combinado con la reanudación de los desembolsos del Stand By del FMI) podría mitigar los costos económicos de la pandemia. Por el contrario, creemos que un default externo desplazaría y dificultaría un eventual rebote de la economía real”, concluyen en Elypsis.

 

La visión de SBS

 

“Los indicadores correspondientes sugieren que en los primeros días de abril la actividad siguió cayendo. En este sentido, datos proporcionados por CAMMESA muestran que la demanda de electricidad cedió 9,45% entre la última semana de marzo y la primera de abril, consolidando la baja de 23,7% registrada entre la primera y la segunda quincena de marzo (datos no ajustados por estacionalidad). Con todo, los primeros datos comienzan a confirmar que las caídas de la actividad económica en marzo y en abril serían históricas”, señalan desde el Area de Research de SBS.

Dejá un comentario