El Covid-19 y las relaciones internacionales

9 de abril, 2020

coronavirus china

Por Victor Zajdenberg 

 

Ante la sorprendente situación global creada por el coronavirus, muchos políticos, economistas y sanitaristas han comenzado a determinar cómo se ha podido convertir, con tanta velocidad, una epidemia originada en Wuhan, una localidad en China, en una pandemia mundial con su consecuente descalabro económico y social.

 

Los primeros resultados implican, cada vez con mayor énfasis, al régimen totalitario de China y a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Veamos las pruebas y los argumentos que exhiben los investigadores y analistas de diversos países.

 

Sobre China

 

Hace unos años Guy Sorman, profesor, economista, escritor y reconocido analista político francés, pasó un año recorriendo la China profunda de sus pueblos y provincias, experiencia que plasmó en un libro que subtituló “El Imperio de as mentiras” (Editorial Sudamericana) en el cual detalló las calamitosas injusticias, la corrupción del poder, la censura y autocensura obligada, la vigilancia continua, la burda propaganda y la represión indignante sobre sus 1.300 millones de habitantes.

 

A mediados de noviembre de 2019 ,un médico de Wuhan comenzó a alarmarse al comprobar que un número anormal de pacientes estaba contrayendo una especie de gripe no conocida que producía un porcentaje superior de muertes. Decidió primero informar a sus colegas médicos del hospital, los que apelaron al director del mismo, quien tomó un tiempo para la toma de una decisión.

 

A mediados de diciembre, los médicos de Wuhan resolvieron informar al Gobierno sobre el nuevo coronavirus. Sostiene Guy Sorman: “Al Gobierno de China no le gustan las malas noticias y durante un mes decidieron decir que no era cierto”. De inmediato encarcelaron a los médicos prohibiéndoles decir la verdad.

 

Mientras tanto el virus se fue esparciendo por toda la provincia de Hubei y de allí al país. El intenso tráfico comercial y humano entre China y el mundo provocó que los transportes y viajeros, principalmente de Europa y EE.UU, se llevaran el virus a sus respectivos hogares. Es por ello que Sorman remata: “De no haber sido por ese retraso de orden político, la enfermedad podría haber sido contenida en Wuhan. Considero, por ello, al Gobierno chino responsable directo de esta pandemia”. Varios países europeos y Gran Bretaña ya han comenzado a elaborar una demanda billonaria por los incontables costos que harán recaer sobre China por esta nefasta actuación de este Gobierno dictatorial.

 

Sobre la OMS

 

Críticos de todo el planeta han acusado a la OMS y especialmente a su jefe, el etíope Tedros A. Ghebreyesus, no solo de haber actuado tarde y mal sino también de haber elogiado a China cuando debería haberlos denunciado por su inicua tropelía.

 

Dicho tiempo y espacio otorgado por la OMS a China permitió que el virus cruzara fronteras y continentes ya que de noviembre de 2019 a febrero de 2020 millones de personas viajaron alrededor del mundo sin saber lo que estaba sucediendo. Ello fue lo que provocó una enfermedad en epidemia para luego transformarse en pandemia. Dolorosa e inimaginable realidad que puede provocar la desidia de una dictadura.

Dejá un comentario