“El BCRA debe afinar la estrategia monetaria”

20 de abril, 2020

BCRA, reservas

Tras el inicio de la cuarentena obligatoria, el Banco Central puso a disposición un paquete de asistencia de hasta $ 320.000 millones para contener las necesidades de caja de las pyme del país. El viernes pasado, la entidad monetaria anunció que se aprobaron cerca de $102.000 millones de créditos (un tercio del total del programa), de los cuales se desembolsó apenas el 75%.

 

“Si bien, como buena noticia, se duplicaron con relación a la semana anterior, lo cierto es que la cuarentena estricta comenzó hace ya un mes, ubicándonos en el límite de lo que una pyme promedio puede sobrevivir (menos de un mes con recursos propios)”, resaltaron desde la consultora Analytica en un reciente informe, en el que afirma que el formato bajo el cual el Banco Central implementa las políticas crediticias “son parte del problema”.

 

De acuerdo con el análisis, para expandir el crédito, la entidad monetaria forzó a los bancos a desarmar sus posiciones en Leliq afectando la rentabilidad, lo cual generó una baja generalizada de las tasas, lo que llevó a la dolarización de portafolios. Así, la brecha entre el dólar bursátil y el oficial se acercó al 75% en los últimos días, niveles muy alejados de los que surgen del equilibrio del mercado de cambios.

 

El viernes pasado, el Banco Central fijó una tasa mínima para los plazos fijos minoristas (de hasta $1 millón) equivalente al 70% de la tasa de las Leliq, la cual actualmente se ubica en 38%. “Esta medida no luce apropiada para estimular el crédito, y sólo contiene levemente la espiralización del dólar libre, porque, aunque efectiva, alcanza sólo al segmento minorista, que no es el principal responsable de la suba del precio del contado con liquidación”, señaló el informe.

 

“Podría ocurrir, además, que los bancos ajusten otras líneas o pidan que se les permita volver a comprar Leliq. Si el Banco Central cediera emitiendo más de estos instrumentos, se vería forzado a reducir encajes. Si esto no sucede, la oferta de crédito bajaría o su costo no regulado (comisiones, seguros, etcétera) aumentaría”, explicó la consultora.

 

Para evitar estos “coletazos”, Analytica propone que la entidad que preside Miguel Pesce utilice dos instrumentos en forma simultánea. Por un lado, reducir los encajes, que hoy están en niveles del 30% en promedio. “Esta herramienta incrementaría el crédito (ya que los bancos tienen restringida la colocación de Leliq) y aumentaría los depósitos (puesto que reduce su costo y aumenta así las tasas al público). En concreto, bajar encajes aumenta los pesos prestables por cada depósito captado, incrementando el margen de intermediación e incentiva la captación de depósitos”, explicó.

 

A la vez, inyectar pesos, vía redescuentos, al capital de los bancos “para que toleren mayores índices de incobrabilidad de las carteras, ya que la calidad del crédito necesariamente baja con la expansión del volumen requerido”. Según el informe, para esto es necesario modificar la regulación actual de la entidad monetaria sobre redescuentos, hoy destinados exclusivamente a atender necesidades puntuales de liquidez de los bancos y no de las empresas.

 

 

 

“Es claro que si el Banco Central desea que la tasa ofrecida al público por sus depósitos suba para administrar el dólar CCL-MEP, debe incrementar lo que paga por las Leliq, hoy en 38%, y reducir los encajes”, sostuvo Analytica, que agregó que todo dependerá de la duración de las restricciones y de la necesidad de ampliar el crédito a las pyme para contener las pérdidas.

Dejá un comentario