El agro, preocupado por la salida de la mesa del Mercosur

30 de abril, 2020

 

Cada dos por tres, el campo debe salir a marcarle la cancha a la política. Generalmente, es por la tendencia natural de gravar (aún más) a la actividad. Un hábito transversal: Mauricio Macri, luego de haber bajado las retenciones, las debió volver a subir. Juicios aparte, es el acto reflejo de la política.

 

Hoy, las entidades del sector están unificadas detrás de otro reclamo: no irse del Mercosur. Así lo pidieron ayer nada menos que 26 entidades en una carta dirigida a Felipe Solá.

 

“El sector agroindustrial es uno de los más importantes y dinámicos del país. Argentina es un país agroexportador y su capacidad de inserción internacional está dada principalmente por el crecimiento exportador de alimentos, bioenergías y tecnología del agro. Razón por la cual queremos expresarle nuestra preocupación por la decisión del Gobierno Nacional de suspender su participación en las negociaciones externas del Mercosur. Entendemos que los ritmos de algunas negociaciones pueden generar inconvenientes en este contexto de pandemia y recesión global internacional, pero creemos que Argentina debe retomar prontamente su participación activa en todas las negociaciones de nuestro bloque regional”, indican los firmantes.

 

“Compartimos plenamente que las negociaciones comerciales del Mecrosur deben privilegiar el acceso efectivo en términos arancelarios y no arancelarios en cada una de las agendas de negociación con Canadá, Corea del Sur, Líbano, Alianza del Pacifico, entre otras. Creemos que existe una oportunidad única de abrir un proceso de consulta permanente con las entidades empresarias del sector para dialogar y realizar análisis conjuntos de impacto económico y comercial sobre las oportunidades de cada negociación. Estamos convencidos que la salida de corto plazo de la reactivación económica encuentra la necesidad de una rápida definición de una estrategia exportadora agresiva. Estamos convencidos que la negociación de acuerdos comerciales es un paso en esta dirección, permitiendo que Argentina pueda consolidarse como líder mundial en la producción y exportación de alimentos, energía y bienes y servicios de la bioeconomía, saludables y de alta calidad, producidos de manera amigable con el medio ambiente, generando empleo y desarrollo en todas las regiones del país”, agregan.

 

“La pandemia del coronavirus nos desafía día a día, y los impactos de la misma están lejos de conocerse. Pero creemos firmemente que de la crisis actual salimos en conjunto. Compartimos que el comercio y la integración regional es una forma de afrontar la pandemia global y sus consecuencias económicas y sociales”, concluyen. La Bolsa de Cereales, además, pone a disposición su fundación (llamada INAI) y equipos técnicos “con el objetivo de potenciar la capacidad analítica y regresar pronta mente a la mesa negociadora”.

 

Los firmantes fueron: Bolsa de Cereales, Bolsa de Cereales de Bahía Blanca, Bolsa de Cereales de Córdoba, Bolsa de Cereales de Entre Ríos, Acsoja, Argentrigo, Asagir, Asociación Semilleros Argentinos, Cámara Algodonera Argentina, Cámara Argentina de Biocombustibles, Cámara Argentina de Empresas de Nutrición Animal, Cámara Argentina de Feedlot, Cámara Argentina del Maní, Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina, Cámara de Legumbres de la República Argentina, Cámara de Puertos Privados Comerciales, Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes, Centro de Corredores y Agentes, Centro de Empresas Procesadoras Avícolas, Centro de Exportadores de Cereales, Confederación Intercooperativa Agropecuaria, Confederaciones Rurales Argentinas, Federación Agraria Argentina, Federación Argentina de la Industria Molinera, Federación de Centros de Acopiadores de Cereales y Maizar. No estuvo la Sociedad Rural, que justificó su ausencia porque ya había fijado su posición.

Dejá un comentario