CRA criticó el proyecto de gravar a las grandes fortunas

13 de abril, 2020

Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) compartió esta mañana un comunicado en donde aseguraron que la única vía para la recuperación económica del país, poscrisis sanitaria, es a través de una “mayor y mejor producción” y no estableciendo más impuestos.

 

“Claramente, para pensar en repartir, primero debemos ser capaces de producir. Aún a riesgo de parecer oportunistas, no se puede dejar de marcar que el camino de recuperación económica post crisis no se cimenta sobre más impuestos sino sobre una mayor y mejor producción que posibilite la asistencia social”, manifestó el comunicado.

 

Asimismo, reclamaron por “la urgente necesidad de comenzar a transitar un camino de reducción de una presión impositiva que ya de antes de la pandemia implicaba un asedio fiscal insostenible”.

 

En ese sentido, la entidad, encabezada por Jorge Chemes, criticó el proyecto del impuesto a las grandes fortunas que impulsa el Gobierno. “La pretendida creación de un nuevo impuesto de emergencia y por única vez (como tantos otros que existen desde hace años y bajo la misma premisa inicial) que algunos sectores del Gobierno propician y tratan de justificar bajo el manto de la necesidad de ayuda solidaria al mejor estilo Robin Hood: continuar asfixiando a quien produce para repartir a los sectores más carenciados”, sentenció.

 

Y agregó: “Los productores argentinos de alimentos pueden otra vez afrontar el gigantesco desafío en procura de un nuevo salto productivo imprescindible en las circunstancias que se avecinan, pero para ello se requiere un mínimo de condiciones de previsibilidad y un contexto económico amigable que lo potencien”.

 

Además, hizo mención que en otros países se crean estímulos económicos para sostener a los empresarios y que en la Argentina “parecen no comprender que el aparato productivo agropecuario puede volver a erigirse como el pilar fundamental que el país necesita para superar esta crisis”.

 

“Como nunca antes, la dirigencia política argentina tiene la oportunidad de evitar la recurrente costumbre de perseguir, oprimir y castigar al buen empresario, aquel que arriesga, invierte y produce sin prebendas ni subsidios, y así ayudar a dejar atrás un modelo de país que sólo parece premiar al delincuente”, concluyó.

 

Dejá un comentario