Coronacrisis: proyectan ola de fusiones y ventas de empresas

19 de abril, 2020

Las fusiones y adquisiciones de empresas (M&A, por sus siglas en inglés) se intensificarán en el corto y mediano plazo, como consecuencia de las dificultades que atraviesan la mayoría de los negocios tradicionales a causa de los efectos económicos y financieros registrados a causa de la pendemia de coronavirus, según previsiones de entidades empresarias y estudios jurídicos.

 

Advierten que la venta de las compañías o el ingreso de nuevos socios son previsibles frente a las dificultades económicas y financieras que plantea la extensión de la cuarentena por el Covid-19.

 

Las cámaras que agrupan a firmas fabriles y de servicios (turismo, comercio en general, autopartistas, etc.) vienen planteando el complejo escenario que atraviesan ante la no generación de flujos de caja, niveles de inventarios atípicos y desbalances entre cuentas por cobrar y cuentas por pagar.

 

Esas entidades señalan además los problemas operativos, laborales e impositivos, la amenaza continua del corte de la cadena de pagos y problemas para afrontar los préstamos bancarios.

 

En el sentido opuesto, según evaluó Pedro Menéndez San Martín, del estudio Pérez Alati, Grondona, Benites & Arntsen, “se ubican empresas que ganaron fuerte dinamismo en la coyuntura, como las de servicios informáticos para el trabajo a distancia, educación virtual, delivery, ventas online, higiene personal, farmacéuticas, etc.” y donde son “esperables” propuestas de M&A.

 

Para las compañías del primer grupo, en situación crítica, Menéndez San Martín hace notar, en declaraciones a Télam, las dificultades para fijar valores de compra venta, ya que cualquier tasación tradicional “arrojará un precio muy por debajo de la habitual”.

 

De todos modos, consideró el experto, “se van a dar situaciones donde, por las necesidades financieras agobiantes propias de cada operación, los accionistas no tendrán más remedio que aceptar la entrada de un socio a un precio menor al que habitualmente lo harían, o directamente vender sus acciones a este nuevo inversor”.

 

En esos casos, agrega el abogado, podría ocurrir que los accionistas vendedores acepten ese precio presente bajo “pero intenten incluir un esquema denominado earn-out, que consiste en que el precio puede ser determinado conforme a los resultados futuros del negocio vendido”.

 

De este modo, el vendedor “recibiría un mayor precio en caso de que el negocio vuelva a ser lo que era pre coronavirus, al capitalizar el valor llave transferido”.

 

En la otra punta, los nuevos inversores que entiendan que la industria en cuestión (o la empresa en particular) pasada la tormenta sobrevivirá con chances de éxito, “podrán adquirir a un precio bajo un activo con un alto valor llave histórico”.

 

Menéndez San Martín advierte, por otra parte, que en los procesos de M&A será de “vital importancia el tiempo que transcurra entre que se comience el due diligence (análisis previo) y se concluya la operación”.

 

Así, además de adoptar mecanismos virtuales (sistemas de streaming), “debido a los cambios económicos continuos” será necesario acelerar los procesos habituales, desde la perfección del contrato de compraventa en documento privado (signing) y su elevación a público (closing), momento que determina la transmisión de la propiedad del objeto de la compraventa.

 

En ese marco, concluye Menéndez San Martín, el vendedor “deberá hacer un esfuerzo enorme en preparar documentación especial para la transacción, ya que la información tradicional de la compañía puede ser obsoleta: por ejemplo, los estados contables anuales y semestrales no representan el estado financiero actual de las sociedades”.

 

Dejá un comentario