Brasil se convierte en un punto caliente de coronavirus a nivel mundial: récord de muertos y hospitales colapsados

26 de abril, 2020

Los casos del nuevo coronavirus se están multiplicando en hospitales, morgues y cementerios abrumados en todo Brasil a medida que la nación más grande de América Latina se acerca a convertirse en uno de los puntos críticos de pandemia del mundo.

 

Los funcionarios médicos en Río de Janeiro y en al menos otras cuatro ciudades importantes advirtieron que sus sistemas hospitalarios están al borde del colapso, o que ya están demasiado repletos como para recibir más pacientes.

 

Los expertos en salud esperan que el número de infecciones en el país de 211 millones de personas sea mucho mayor de lo que se ha informado debido a pruebas insuficientes y retrasadas.

 

Mientras tanto, el presidente Jair Bolsonaro no ha mostrado signos de autocrítica por su insistencia en que Covid-19 es una enfermedad relativamente menor (dijo “una gripecita”) y que no se necesitan medidas amplias de distanciamiento social para detenerla.

 

En Manaos, la ciudad más grande del Amazonas, las autoridades dijeron que un cementerio se vio obligado a cavar fosas comunes por la cantidad de víctimas.

 

Hasta ahora, el ministerio de salud confirmó casi 60.000 casos de Covid-19 y más de 4.000 muertes.

 

Los expertos advirtieron que las pruebas que fallaron significan que la verdadera cantidad de infecciones es mucho mayor. Y debido a que puede tomar mucho tiempo procesar las pruebas, los números actuales en realidad reflejan las muertes que ocurrieron hace una o dos semanas, dijo a Reuters Domingos Alves, profesor adjunto de medicina social de la Universidad de Sao Paulo, que participa en el proyecto .

 

“Estamos viendo una foto del pasado”, dijo Alves en una entrevista la semana pasada. “El número de casos en Brasil es, por lo tanto, probablemente incluso mayor de lo que estamos prediciendo”.

 

Los científicos de la Universidad de Sao Paulo, la Universidad de Brasilia y otras instituciones dicen que el número real de personas infectadas con el virus a partir de esta semana es probablemente de 587.000 a 1.1 millones de personas.

 

El ministerio de salud dijo en un informe a principios de este mes que tiene la capacidad de evaluar a 6.700 personas por día, muy lejos de las aproximadamente 40.000 que necesitará cuando el virus alcance su punto máximo.

 

El sábado, la ciudad de Río abrió su primer hospital de campaña, con 200 camas, la mitad reservadas para cuidados intensivos. Otro hospital armado junto al histórico estadio de fútbol Maracaná ofrecerá 400 camas a partir del próximo mes.

 

Mientras tanto, Bolsonaro sigue desestimando las terribles predicciones de los funcionarios de salud sobre la propagación del virus en el país. La semana pasada, el Presidente despidió a un ministro de Salud que había apoyado fuertes medidas antivirus y lo reemplazó con un defensor de la reapertura de la economía.

 

La postura de Bolsonaro se hace eco en gran medida de la de su homólogo y aliado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump , quien viene haciendo hincapié en la necesidad de volver a poner a las personas a trabajar a medida que las cifras de desempleo alcanzan los niveles de la era de la Depresión. Sin embargo, a diferencia de Bolsonaro, Trump moderó su optimismo sobre el virus.

 

Dejá un comentario