Argentina patea el tablero del Mercosur: la explicación de Cancillería

25 de abril, 2020

El Gobierno, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, participó el viernes a la tarde de la reunión de coordinadores nacionales del Mercosur y jugó una carta que nadie preveía (y que muchos criticaron): se apartó de las negociaciones internacionales del bloque (con algunas excepciones).

 

El primero en informarlo fue la Cancillería de Paraguay en un comunicado. “La República del Paraguay, en ejercicio de la Presidencia Pro Témpore del Mercosur, cumple en informar que la República Argentina anunció la decisión de dejar de participar en las negociaciones de los acuerdos comerciales en curso y de las futuras negociaciones del bloque, excluyendo de esta determinación a las ya concluidas con la Unión Europea y con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA)”, señalaron desde Asunción.

 

Tambié opinó, vía Twitter, el canciller de Uruguay, Ernesto Talvi.

 

 

¿Qué dijo la Cancillería de Argentina? “La República Argentina señaló que la integración no es sólo un mandato de la geografía y de la historia sino parte de nuestro presente y de nuestro futuro”, señaló en un comunicado posterior a la videoconferencia. El secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, fue el representante de Argentina en esa instancia.

 

Sigue el comunicado de Canillería: “Allí sostuvo que la integración regional es una forma de afrontar la pandemia global y sus consecuencias económicas y sociales. Es imperiosa en un mundo en el que los organismos internacionales predicen la caída del PIB en los países de mayor desarrollo, una disminución brusca del comercio global de hasta 32% y un impacto imprevisible en la sociedad”.

 

Neme también indicó que en “su política interna, Argentina se previene de los efectos de la pandemia mientras protege las empresas, el empleo y la situación de las familias más humildes”. Según el comunicado, “lo hace, a diferencia de las posiciones de algunos socios, que plantean una aceleración de las tratativas hacia acuerdos de libre comercio con Corea del Sur, Singapur, Líbano, Canadá y la India, entre otros”.

 

“Argentina dejó en claro que la incertidumbre internacional y la propia situación de nuestra economía aconsejan detener la marcha de esas negociaciones”, agregó la misiva.

 

Sin embargo, afirmó ante sus socios que en este escenario, Argentina seguirá acompañando la marcha de los acuerdos del Mercosur con la Unión Europea y la EFTA (European Free Trade Agreement), “sin entrar en debates por ahora estériles”.

 

“Esta posición, transmitida a los socios del Mercosur, no surge de un capricho sino de una visión sobre el modo de fortalecer las relaciones con las naciones del bloque regional: la hermandad no sólo es noble sino potente, y se funda en la reconstrucción del tejido social y productivo de nuestros países”, concluyó el comunicado.

 

Por cierto, la decisión tiene consecuencias potencialmente graves. “Las negociaciones ya estan iniciadas con Corea, Canadá y Singapur. El Gobierno decide que no va a seguir en esas negociaciones. Si los socios siguen y cierran, habrá que ver cómo sigue el Mercosur”, alertó el exfuncionario de Cambiemos, Miguel Braun, en Twitter. “(Argentina) se retiró de las negociaciones nuevas. Los socios decidieron integrarse al mundo, el kirchnerismo elige el aislamiento como estrategia económica. Inevitablemente el Mercosur diverge: no tiene sentido el Arancel Externo Común si hay acuerdos diferentes”, agregó Braun.

 

En una línea similar, Marcelo Elizondo opinó ante La Nación: “Argentina tiene libre comercio, sin aranceles, con sus socios Brasil, Uruguay y Paraguay, a quienes les exporta. Allí dentro no compite contra nadie más. Si los otros tres socios abrieran sus mercados a terceros, la Argentina perdería esa preferencia exclusiva de acceso con sus productos”. Según el experto, lo más grave es perder este beneficio con Brasil, a quien el país le vende US$ 11.000 millones.

 

La decisión desnuda el carácter errático de la política exterior de Argentina, que lejos está de ser, como debería, una política de Estado. En 2015-2019, Argentina fue uno de los promotores más activos de que el Mercosur emprenda nuevas negociaciones internacionales y, de hecho, el empuje de Mauricio Macri fue clave para el acuerdo con la Unión Europea (UE). Si bien ese acuerdo queda aislado, muestra, sin embargo, que Argentina aun no tiene una hoja de ruta consensuada sobre cómo relacionarse con el mundo.

Dejá un comentario