Acreedores privados acordaron suspender temporalmente los pagos de deuda de países pobres

30 de abril, 2020

deuda dólares

Los acreedores privados nucleados en el Institute for International Finance (IIF), la entidad de lobby más fuerte de los principales bancos de inversión del mundo, se comprometieron hoy ante el Club de París en apoyar la iniciativa de suspender temporalmente los pagos de deuda en los países más pobres. 

 

La iniciativa fue acordada recientemente entre el G20 y el foro multilateral, con el objetivo de alivianar las deudas de los países más pobres tras el fuerte impacto económico mundial que generó el coronavirus. 

 

“Si bien observaron la complejidad de lograr la suspensión del servicio de la deuda en un corto período de tiempo, los representantes de los acreedores privados expresaron un fuerte apoyo a la iniciativa y se comprometieron a explorar la mejor manera de avanzar en esta iniciativa en términos comparables, a solicitud específica de los países prestatarios”, expresaron hoy en un comunicado en conjunto. 

 

En ese sentido, remarcaron que la pandemia “es particularmente grave para los países más pobres y menos desarrollados que ahora enfrentan agudos desafíos humanitarios y de atención médica”. 

 

“Muchos tienen altas cargas de deuda externa que limitan severamente su espacio de política fiscal para responder a la crisis. La base de acreedores, incluidos los acreedores bilaterales y multilaterales oficiales, así como los prestamistas y tenedores de bonos del sector privado, ahora es mucho más diversa, lo que hace que la coordinación de los acreedores sea más crucial”, añadieron. 

 

Además, señalaron que los precios mundiales de los productos básicos están “cerca de sus niveles más bajos en casi 50 años” y que la actual crisis del petróleo ha generado que “muchos de estos países estén viendo caer sus ingresos por exportación”.

 

El encuentro convocó a los 22 acreedores oficiales del Club de París para reunirse con más de 70 representantes del sector privado y discutieron “el alcance propuesto de los países, el período de suspensión de mayo a diciembre de 2020 y las disposiciones de la hoja de términos de los acreedores oficiales”. 

 

Los acreedores del sector privado confirmaron su disposición para trabajar en las próximas semanas en términos de referencia para el sector privado voluntario efectivo. Asimismo “hubo un amplio acuerdo sobre la importancia de una colaboración activa entre acreedores oficiales y privados en esta iniciativa vital”.  

 

“Los acreedores del sector privado expresaron su profundo aprecio por los desafíos que enfrentan los países más vulnerables, destacando su compromiso de trabajar de manera constructiva para encontrar formas de implementar la iniciativa, al tiempo que señalaron las limitaciones en la participación del sector privado”, concluyó el comunicado.

Dejá un comentario