La vida en casa post coronavirus

31 de marzo, 2020

La vida en casa post coronavirus

Por Iván Salomonoff  (*)

 

¿Cómo será la vida en casa post coronavirus? El aislamiento obligado a causa de la pandemia generó cambios drásticos en el comportamiento de las sociedades y, sobre todo, en los hábitos y costumbres puertas adentro. La vida en casa ya no es (ni será) lo que alguna vez fue. Hay un antes y un después de la reclusión en nuestros hogares que marca el inicio de una nueva forma de vivir y de convivir.

 

En este sentido, abordaremos algunas cuestiones al respecto.

 

La oficina en casa | Dame un Zoom

 

Mudar el trabajo de oficina a casa no es tarea sencilla. Primero, por una cuestión de espacio y pertenencia. No es lo mismo trabajar en una oficina, en donde todo está relacionado al ámbito laboral, desde la organización de las tareas hasta la decoración, pasando por los sonidos y la atmósfera del lugar, también por el modo en que una persona actúa y la manera en que se desenvuelve dependiendo el lugar que habite. Es que la personalidad está estrechamente relacionada al ámbito en donde se desarrollan las acciones. No somos los mismos en casa que en la oficina.

 

En paralelo, con la era del Home Office el uso de las nuevas tecnologías es una herramienta vital. Y en ese sentido las redes sociales, más precisamente aquellas que facilitan las telecomunicaciones (Zoom, Skype, WhatsApp, entre otras), se vuelven imprescindibles. La vida en nuestros hogares estará más ligada a las pantallas que nunca.

 

El factor psicológico | Yendo de la cama al living

 

“Las almas repudian todo encierro” escribía y cantaba Luis Alberto Spinetta en 1973. Esta frase describe perfectamente el sentimiento que atraviesa la humanidad en este momento. Si bien sabemos (o al menos creemos saber) que la cuarentena tiene fecha de vencimiento, no estamos preparados social ni mentalmente para afrontar tantos días de encierro.

 

El aspecto psicológico y la fragilidad mental juegan un rol clave en este punto pudiendo disparar o acrecentar trastornos como estrés, depresión o ansiedad.

 

Hace unos días la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó sobre el fuerte impacto psicológico que el Covid-19 y el confinamiento están causando en las sociedades y sobre la importancia de tomar medidas lo antes posible.

 

El jefe de la OMS para Europa, Hans Kluge, aclaró que “el aislamiento, el distanciamiento físico, el cierre de escuelas y lugares de trabajo son desafíos que nos afectan y es natural sentir estrés, ansiedad, miedo y soledad en estos momentos”.

 

Un reciente artículo publicado en el portal IntraMed reveló detalles de una revisión llevada a cabo sobre el impacto psicológico de la cuarentena y la mayoría de los estudios informaron efectos psicológicos negativos, incluidos síntomas de estrés postraumático, confusión y enojo.

 

El miedo a contagiarse algo afuera, sin dudas, perdurará más allá de esta pandemia. De ahora en más, el aire se corta con cuchillo. Tendremos que aprender a vivir con ello.

 

Nuevas reglas de convivencia | ¿Qué hora es, qué vamos a comer?

 

La convivencia también se encuentra severamente afectada por el cambio de hábitos y costumbres que genera el aislamiento a causa de la pandemia.

 

Por empezar, las personas que conviven no suelen pasar las veinticuatro horas del día bajo el mismo techo. Realizar actividades fuera del hogar, ya sea por trabajo, ir al gimnasio, asistir a reuniones con amigos, hacer deportes, suele ser sano para las parejas. Los espacios propios son fundamentales para no asfixiar la relación y no caer en el desgaste de la rutina.

 

Esta situación, totalmente atípica, requiere de nuevas conductas y normas de convivencia, nuevas formas de relacionarse. Creatividad, tolerancia y respeto serán cuestiones a desarrollar para logar un ambiente de tranquilidad y una convivencia que no sea tóxica.

 

Está claro que el mundo, tanto a nivel social como político y económico, ya no será el mismo a partir de este momento. Estamos atravesando el cambio hacia una nueva era en donde los seres humanos tomaremos conciencia sobre el medio ambiente y el cuidado del planeta, las formas de relacionarnos y de cuidarnos, de prevenir enfermedades y de vivir en un mundo amenazado por mutaciones de virus o enfermedades desconocidas que pueden llevarnos a situaciones extremas.

 

Las condiciones actuales hacen que dicho cambio, fundamental para encarar esta nueva etapa, empiece por casa.

 

(*) Periodista y músico @ivansalomusica