La inflación de febrero fue de 2% y prevén que marzo cierre con un leve aumento

13 de marzo, 2020

pesos inflación mmt

Según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de febrero se ubicó en 2%, en línea con las estimaciones previas de las mediciones privadas. Este cifra marca una desaceleración de la inflación, luego de que en enero los precios registraron un alza de 2,3%, según el organismo estadístico. Todo esto, en un contexto de tipo de cambio oficial casi congelado, cepo cambiario y congelamiento de tarifas y combustibles

 

De esta manera, la variación de los precios del mes pasado acumuló un incremento de 50,3% durante los últimos doce meses. En tanto, el rubro más sensible, el de alimentos y bebidas, tal como se esperaba, se ubicó por encima del índice general de inflación, ascendido a 2,7% durante el mes pasado, lo que marca también un descenso, ya que en enero los precios de este rubro registraron una suba de 4,7%.

 

“El proceso inflacionario sobre el rubro alimentos se está viendo bastante regresivo sobre los últimos meses, afectando principalmente a los sectores más vulnerables, lo que choca un poco con la progresividad que quiere darle el Gobierno a la política de ingresos”, afirmó ante El Economista el director de la consultora Ecolatina, Federico Moll.

 

La inflación de febrero fue de 2% y prevén que marzo cierre con un leve aumento

 

“La desaceleración (de febrero) respecto a enero se explica por una suba menor en Regulados (+0,7% mensual) y una marcada merma en la suba de estacionales (de 3,6% en enero a 2,5% en febrero), que conjuntamente restaron 0,2 puntos porcentuales de inflación respecto al mes anterior”, indicaron desde la consultora LCG.

 

De acuerdo con el análisis, dentro de los Regulados incidió principalmente la suba de apenas 0,6% mensual promedio en el rubro de “vivienda, agua, electricidad y otros combustibles”. “La menor suba relativa obedece a bajas en las tarifas de electricidad en las regiones del NEA, NOA y Patagonia. Por otro lado, se registraron aumentos en agua en todas las regiones, excepto en el GBA, y el impacto de la segunda parte del bono a los encargados de edificios, con mayor incidencia en el GBA”, detalló.

 

En tanto, la inflación núcleo se mantuvo en 2,4% mensual, siendo la misma cifra que se registró durante el mes previo. “De todas formas, supone una desaceleración de 2,1 puntos porcentuales respecto a la suba promedio registrada post PASO (+4,5% entre agosto-diciembre)”, señaló la consultora en un informe.

 

Marzo y 2020

 

De acuerdo con las proyecciones de las consultoras, la inflación en marzo se mantendrá estable, aunque con un leve sesgo al alza. “Para este mes, esperamos algo más cercano al 2,5%. No creemos que el 2% mensual sea sostenible por la forma como están evolucionando los salarios, por el movimiento del tipo de cambio, además de un posible efecto que pueda llegar a tener el coronavirus”, resaltó Moll.

 

Siguiendo su análisis, no está muy claro si en los próximos días se empieza a ver una parálisis un poco mayor sobre el nivel de la actividad como consecuencia de la pandemia. “Ahí entraríamos en una dinámica muy distinta que tendríamos que analizar. Pero no es fácil y menos pensar en el resultado en términos de inflación”, señaló.

 

La inflación de febrero fue de 2% y prevén que marzo cierre con un leve aumento

 

No obstante, indicó que, en términos generales, este movimiento del tipo de cambio que se ha estado observando sobre los últimos días de febrero y principios de marzo le debería poner un piso un poco más alto a la inflación y después, para los próximos meses, pensar en algún tipo de movimiento para las tarifas.

 

“Lo bueno de la situación internacional, si es que se puede hablar de algo bueno, es que el precio del petróleo cae, que si bien no es algo positivo para Vaca Muerta, sí lo es pensar en el esquema de tarifas y de combustible. En ese marco, la inflación podría llegar a ser un poquito más baja de la que venimos proyectando, aunque tampoco algo muy significativo”, agregó el especialista.

 

Para el año, las consultoras también coinciden en revisar sus proyecciones a la baja. Tanto Ecolatina como Seido proyectan una tasa de inflación de 37% para este año. “En buena medida, porque vemos un segundo semestre que en cuanto a las tarifas va a ser un poco más movido. Incluso, podría ser un poco antes del segundo semestre”, explicó Moll.

 

“De cara a 2020, esperamos que la inflación se desacelere contra el año anterior. Este escenario supone que el Gobierno avanza en una reestructuración exitosa de la deuda que da un marco de estabilidad macro, algo que es un interrogante actualmente”, estimó LCG.

 

Sin embargo, indicaron que, aún cuando los datos del primer bimestre resultaron por debajo de lo esperado inicialmente, proyectan tasas mayores para los próximos meses. “Por un lado, el deslizamiento más acelerado del dólar oficial registrado en el último mes y la ampliación de la brecha cambiaria (a 44%) podrían sumar presión sobre los precios locales en un plazo más corto que antes”, explicaron.

 

“Una baja agresiva de la tasa de interés (38%) y una emisión que no acompaña la demanda de dinero podría generar nuevas fuentes de aceleración de la inflación”, señaló LCG, que espera una inflación mensual promedio de 2,6% para el primer semestre, de 3,3% en los meses del segundo semestre y de 41,6% para el año.