Guzmán recalcula, pero el cronograma inicial sigue vigente

11 de marzo, 2020

guzman-dolares-coronavirus-wallstreet

Lo ideal es enemigo de lo posible. El ministro de Economía, Martín Guzmán, hubiera preferido otro escenario global para salir a canjear deuda pública por US$ 68.842 millones. Pero lo ideal es enemigo de lo posible. O, acaso, de lo necesario. “No hay más plata” y “no podemos darnos el lujo”, dijeron dos expertos ante El Economista. Más allá del tole tole planetario y un riesgo país orillando los 3.000 puntos básicos, sugieren, Guzmán debe salir a hacer la oferta. Descuentan, además, que no podrá cerrarse en quince días y que, por lo tanto, no hay tiempo para perder.

 

Cerca del ministro aseguran que así será. “Estamos en fecha, día más o menos”, dijeron ayer, cerca suyo, ante este diario. El cronograma lanzado a comienzos de 2020 estipulaba que la semana actual (nada menos) era la estipulada para lanzar la oferta. Asimismo, señalaba que marcaría el inicio del roadshow, que continuaría la próxima. Esa hoja de ruta sigue en pie y Guzmán ya dio varios pasos concretos en ese frente. El último, pero no el único, fue la publicación de los bonos a canjear: las distintas versiones de los bonos Par (en dólares, euros y yenes, con vencimiento en 2038), los Discount (en las tres monedas y con vencimiento en 2033), los BIRAD, BIRAE y BIRAF y el famoso Century de Luis “Toto” Caputo, que hoy se negocia debajo de US$ 38.

 

 

El coronavirus puede demorar algo el cronograma, pero no significativamente. Una vez más, prima la escasez de fondos. Como dato de color, en el Mecon están pensando alternativas para el roashow y una versión que circuló ayer era que sería por teleconferencia. “Eso sería solo si se agudiza el problema del coronavirus pero, obviamente, la intención es que sea presencial”, dijeron cerca de Guzmán sobre el viaje a Nueva York, que puede incluir otras capitales financieras. La gran pregunta, hoy guardada bajo siete llaves, es cuál será la quita. Es decir, si incorporará la caída reciente de los bonos o será más “amigable”.

 

Para hablar de estos temas, Guzmán lideró ayer una reunión con su equipo de trabajo para seguir de cerca la evolución de los mercados y analizar el impacto de la crisis internacional desatada por el efecto el Covid-19.

 

“El equipo económico está trabajando a full. En especial muy atento a la evolución de los mercados, particularmente a partir de la crisis global por el impacto que está generando la expansión del coronavirus”, señaló una fuente del Palacio de Hacienda.

 

La fuente confirmó que se mantiene la postura de “presentar una renegociación sustentable para la deuda”, señaló que “habrá una propuesta de quita importante” y que “el interés central es llegar a un acuerdo definitivo, que no tenga que interrumpirse por eventuales incumplimientos”.

 

 

Enfatizaron, en sintonía, que el Gobierno no quiere repetir lo que sucedió en la gestión de Mauricio Macri, cuando se comprometieron “metas inalcanzables” que derivaron en sucesivos ajustes y la crisis actual.

 

En el encuentro encabezado por Guzmán participaron los secretarios de Finanzas, Diego Bastourre (hombre clave por estos días); el de Hacienda, Raúl Rigo; el de Política Tributaria, Roberto Arias; el de Legal y Administrativa, Viviana Salas; el secretario de Política Económica, Haroldo Montagu y el jefe de Gabinete del Ministerio, Gonzalo Guilardes. También formó parte de la reunión la directora de la Unidad de Relaciones Internacionales, Maia Colodenco.