Gutiérrez propone fondo anticíclico y revisar jubilaciones

3 de marzo, 2020

Gutiérrez

La política fiscal en Argentina suele ser procíclica. Lo contrario a lo que se recomienda. Es decir, ahorrar en épocas buenas para poder gastar en las malas. En Argentina, en cambio, se suele gastar en las épocas buenas y, cuando llegan las malas, ya no queda nada para contrarrestar el ciclo económico.

 

Sin embargo, apareció una fisura en esa conducta. La del gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez. Su nueva propuesta es un fondo anticíclico, que vale doble por resistir a la tentación de gastar el boom de recursos que deja Vaca Muerta.

 

El gobernador del MPN lo anunció el domingo en la apertura de las sesiones ordinarias de su provincia. Sobre la iniciativa para crear un fondo anticíclico, Gutiérrez explicó que los sistemas económicos están sujetos a “ciclos”, lo que significa que el devenir económico no sigue trayectorias estables y suaves, sino que se suceden momentos de “auge” y de “depresión”, lo que determina que muchas personas vean reducir sus niveles de ingresos y puestos de trabajo cuando la economía se desacelera o retrocede.

 

“Normalmente se espera que los gobiernos actúen en esos momentos, promoviendo un repunte de la actividad económica y del empleo, pero ocurre que en estos momentos los gobiernos también están viendo caer sus ingresos. Una forma de manejar esta situación es crear un Fondo Anticíclico Fiduciario (FAF) que servirá de ayuda en los momentos económicos más difíciles”, dijo el mandatario.

 

“En Neuquén hay motivos muy fuertes para pensar en un FAF. Al ciclo económico general hay que sumarle el ciclo de los precios de los hidrocarburos, que determinan de manera importante la actividad económica local y los ingresos fiscales. Atenuar esta vulnerabilidad potencial es uno de los objetivos del FAF”, agregó.

 

Gutiérrez parece conocer, además del concepto del ciclo económico, el de la restricción presupuestaria y las finanzas intertemporales. Por eso, anticipó también el inicio de una nueva etapa de debate y reflexión acerca del régimen previsional neuquino, hoy deficitario. “Los sistemas previsionales están en crisis en todo el mundo. Hay una serie de factores que llevan a que se tornen insostenibles, al menos con financiación contributiva, es decir, con aportes y contribuciones que se calculan sobre la base de los salarios (…) El incremento de las expectativas de vida y la aceleración de las altas netas de beneficiarios previsionales evidencia un desequilibrio presupuestario del sistema en el corto plazo que excede la capacidad financiera del Estado provincial, por lo que es necesario adoptar rápidamente medidas racionales para preservar el interés público y los derechos de acceso a la seguridad social de todos los trabajadores”, explicó Gutiérrez.

 

No son iniciativas populares (ni populistas), por cierto, pero parecen sensatas. ¿Será ese el camino a nivel nacional? Vale la pena debatir con más datos y menos prejuicios.