En el último año, aumentaron las mujeres en puestos directivos en Argentina

4 de marzo, 2020

En el último año, aumentaron las mujeres en puestos directivos en Argentina

En el mes de la mujer, Mercer reveló los datos recopilados a partir de la encuesta Total Remuneration Survey-TRS 2019 que visibilizan las diferencias de género existentes en el mercado laboral.

 

Si se toman los valores del sueldo base mensual y nivel de carrera en Argentina, la brecha salarial entre el género masculino y femenino es del 13%, ampliándose la diferencia en los niveles jerárquicos más altos: directores y gerentes Sr.

 

Según la consultora líder en recursos humanos, el análisis de toda la muestra evidenció en todos los niveles de carrera una prevalencia de hombres (63%) por sobre mujeres (37%).

 

Entre los sectores en los cuales la posición de CEO es ocupada por mujeres se destacaron las industrias de ciencias de la vida, consumo masivo y retail.

 

En el último año, aumentaron las mujeres en puestos directivos en Argentina

 

Al comparar los datos de 2019 con los de 2018, hubo un aumento del 3% en la participación del género femenino solamente en el nivel de directores. No obstante, en el resto de los niveles cae o se mantiene el ratio de participación.

 

Pese a ello, según Mercer en la comparación a mediano plazo (2012 contra 2019), existió una mejora en cuanto a la prevalencia de mujeres.

 

En el último año, aumentaron las mujeres en puestos directivos en Argentina

 

Generaciones

 

Según el estudio, la Generación Y es la que prevalece hoy en el mundo laboral. Mercer señaló que la participación de esa generación dentro el género femenino es sustancialmente mayor que en el género masculino.

 

En el último año, aumentaron las mujeres en puestos directivos en Argentina

 

“Se trata de una decisión individual y de coraje que las mujeres dejen de ser la minoría con mayor representación a nivel global”, señaló Cecilia Giordano, CEO de Mercer en Argentina.

 

Falta la práctica

 

A pesar del énfasis puesto en la diversidad e inclusión, menos de la mitad de las organizaciones cuentan con una estrategia para mejorar la igualdad de género.

 

Tal como expresó Mercer, todavía queda un largo camino por recorrer para lograr la igualdad de género en la fuerza laboral. Según otro estudio global (“When Women Thrive”), la mayoría (81%) de las organizaciones de todo el mundo asegura que es importante mejorar la diversidad y la inclusión; sin embargo, menos de la mitad (42%) cuenta con una estrategia documentada, a largo plazo, para lograr la igualdad de género.

 

Junto con este hallazgo, se destacó que solo el 40% de la fuerza laboral global es femenina, cifra ligeramente superior al 38% registrado hace cuatro años.

 

Según el informe, si bien la representación femenina en puestos de alta dirección está mejorando, disminuye a medida que avanzan los niveles de carrera. La investigación reveló que las mujeres representan el 47% del personal operativo y el 42% de los puestos profesionales, pero solo el 29% y el 23% de los puestos directivos y ejecutivos, respectivamente.

 

“La igualdad de género se ha convertido en un imperativo global y las organizaciones están adoptando medidas para marcar una diferencia”, afirmó Martine Ferland, Presidenta y CEO de Mercer. “Sin embargo, dado que las mujeres continúan enfrentándose a desafíos relacionados con una representación desigual en los puestos directivos, así como a limitadas oportunidades de desarrollo y progreso profesional en todas las industrias y geografías, aún queda mucho por hacer para lograr el equilibrio de género”.

 

A medida que las organizaciones en todo el mundo prestan más atención a la igualdad de género, a pesar de la lentitud y desigualdad de los avances, existen aspectos positivos que muestran progreso y un impulso hacia el futuro, con un impacto duradero. Entre ellos, Mercer resaltó que las tasas de contratación, promoción y retención de mujeres ahora son comparables con las de los hombres, lo que supone una mejora respecto a cuatro años atrás.

 

Además se observan en las organizaciones a nivel global métodos más disciplinados para analizar la igualdad salarial, junto a la puesta en práctica de medidas para asumir dicha responsabilidad. La investigación reveló que el 72% de las organizaciones cuentan con equipos especializados en iniciativas de diversidad e inclusión, y más de la mitad (56%) realizan análisis de equidad salarial para identificar las diferencias por género.

 

Otro aspecto positivo que promueve la paridad de género en la fuerza laboral es la participación de los líderes. Según el estudio de Mercer, dos tercios (66%) de los altos ejecutivos participan activamente en las iniciativas y programas de diversidad e inclusión, y más de la mitad (57%) informan lo mismo para los directores.

 

“Lento, pero seguro, las organizaciones permiten que las mujeres intervengan y progresen”, afirmó Angela Berg, Partner de Mercer, quien concluyó: “Las organizaciones que están adoptando medidas para mejorar sistemáticamente la representación de los grupos menos representados y crear una cultura más inclusiva lograrán resultados tangibles, a largo plazo, y los beneficios que ello conlleva”.