Debemos encontrar el óptimo entre lo sanitario y lo económico

31 de marzo, 2020

Por Gabriela Russo Presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas C.A.B.A.

 

Nuestro país, y el mundo entero, están viviendo tiempos sumamente difíciles. La aparición de esta pandemia nos demuestra cuán frágiles pueden ser los sistemas, tanto de salud como económico. Desde el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la C.A.B.A. afrontamos esta realidad con preocupación, pero en constante acción y trabajo.

 

En los últimos días, desde el Gobierno se anunciaron medidas que afectan nuestra vida, algunas en forma dramática como la obligación de cerrar la mayoría de las actividades comerciales presenciales. Entendemos que es por el bien común, pero esta circunstancia nos exige poner toda nuestra capacidad para encontrar cuál es el óptimo alcanzable que resuelva lo sanitario y complique lo menos posible lo económico, y viceversa.

 

Por ello desde el Consejo nos preguntamos cómo aportar en ambos flancos. En primer lugar, hemos puesto a disposición del Gobierno, tanto local como nacional, todas nuestras instalaciones para el armado de unidades sanitarias destinadas a satisfacer las necesidades inmediatas de atención de salud que se estimen necesarias, o cualquier uso que consideren pertinente.

 

Adicionalmente, hemos solicitado a las autoridades gubernamentales por soluciones que lleven alivio principalmente a las pymes, monotributistas, autónomos y a nuestros matriculados que los asesoran, profundamente afectados por este momento económico. Lo hacemos desde nuestra capacidad de ser termómetros de las unidades económicas que asesoramos, pero a la vez nos ofrecemos como órganos de consulta para la búsqueda de soluciones, a sabiendas de lo delicado de la situación, ya que contamos con comisiones permanentes de estudio para cada una de las principales temáticas económicas.

 

Anticipándonos a lo que venía con la cuarentena, hemos enviado notas formales al ministro de Economía de la Nación, a la Administradora Federal de Ingresos Públicos (AFIP), al titular de la Comisión Nacional de Valores (CNV), a la  Subsecretaría de la Productividad y Desarrollo Regional PyME, entre otros, señalándoles qué medidas hacen falta para atenuar las consecuencias de la menor actividad económica que la emergencia genera. Entre ellas, la necesaria prórroga de vencimientos impositivos, de seguridad social y de regímenes de información, así como la reducción de costos laborales y previsionales.

 

También solicitamos prorrogar el plazo para la inscripción de los síndicos concursales (cuatrienio 2021/2024), lo que fue concedido por laCámara de Apelaciones en lo Comercial, ya que será indispensable la participación de la mayor cantidad de nuestros profesionales también en el plano de los concursos y quiebras que, lamentablemente, tenderán a aumentar.

 

Fue a través de nuestras gestiones que la Subsecretaría de Trabajo, Industria y Comercio porteña prorrogó hasta el 31 de julio el plazo estipulado para que los empleadores presenten la información requerida por el Registro de Empleadores Online. También, el Gobierno prorrogó hasta el 30 de junio el plazo para que las micro, pequeñas y medianas empresas puedan adherirse a la moratoria establecida por la Ley de Solidaridad Social.

 

En el plano interno, desde el primer día implementamos medidas de protección para nuestros matriculados para que puedan acceder via web al asesoramiento gratuito de nuestros expertos, como también al material y a los videos sobre capacitación profesional, conferencias, congresos y eventos realizados en los últimos meses.

 

El listado es más largo, y todas las acciones pueden consultarse en nuestro sitio veb (www.consejo.org.ar). La realidad se ha demostrado más dinámica que nunca, y debemos extremar nuestros esfuerzos y poner en  jugo todas nuestras capacidades para estar a la altura que estas circunstancias extraordinarias requieren.

Dejá un comentario