Mujeres, más afectadas por la recesión: ganan 29% menos y tienen mayor nivel de desempleo

9 de marzo, 2020

- Mercedes D'Alessandro y Martín Guzmán

La recesión de los últimos años impacta en la vida de todos los argentinos, sin embargo, los efectos de la crisis tienen consecuencias diferenciadas sobre las mujeres, principalmente por desigualdades estructurales en su participación económica. Así lo señaló el Ministerio de Economía en un informe presentado hoy, con ocasión del lanzamiento de la nueva Dirección de Economía, Igualdad y Género del Palacio de Hacienda.

 

El ministro Martín Guzmán, junto al secretario de Política Económica, Haroldo Montagu; y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, presentaron el área que estará encabezada por la economista Mercedes D’Alessandro.  “Está claro que hay fuertes desigualdades de género. Esto es algo que no debería ocurrir y la idea es que la Dirección se encargue de articular y generar información y conocimiento para hacer la base del diseño y ejecución de las políticas públicas”, explicó Guzmán.

 

“Para dar respuesta a la crisis hace falta una perspectiva feminista e inclusiva que involucre a las personas más vulnerables en la agenda”, dijo D’Alessandro.

Asimismo, hizo hincapié en el “fuerte compromiso institucional del Ministerio de Economía” y enfatizó en que “la creación de esta Dirección habla de lo mucho que está enseñando el movimiento feminista y de lo fuerte que se vislumbra una realidad que se da en Argentina y el mundo”.  “Lo que buscamos es tener un espacio fortalecido para que cada política pública que se decida en la Argentina tenga en cuenta la dimensión de género y transformar una realidad que hoy tenemos pero no queremos tener”, añadió el ministro.

 

Por su parte, D’Alessandro resaltó que “es la primera vez que existe un espacio institucional para pensar a la economía con perspectiva de género” y desarrolló un panorama sobre las desigualdades de género que existen en la economía argentina. En este sentido, la directora precisó que las mujeres tienen mayores niveles de precarización laboral y están subrepresentadas en los deciles de mayores ingresos y sobrerepresentadas en los de menores ingresos.

 

 

Según el informe, la clave para entender la desigualdad reside en el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado. “Las mujeres dedican 3 veces más tiempo a estas tareas que los varones y eso impacta en sus posibilidades de insertarse en el mercado laboral”, señalaron.

 

En esa línea, los datos reflejaron que la principal ocupación de las mujeres es el servicio doméstico: representa el 16,5% de las ocupadas, y el 21,5% de las asalariadas. Como se conoce, estas tareas están extremadamente feminizadas: el 96,5% son mujeres. Además, el 72,4% de ellas no percibe descuento jubilatorio y el promedio de salarios que perciben es de $8167, 51,6% menos que el salario mínimo vital y móvil.

 

Sólo el 10,7% de las mujeres de entre 55 y 59 años tienen aportes que le permitirían acceder a una jubilación.

 

“Son las trabajadoras remuneradas más pobres de toda la economía. Como consecuencia de los roles de género y la inserción precaria de las mujeres en el mercado laboral, el 73% de las personas que accedieron a jubilarse vía moratoria son mujeres”, señaló la cartera que dirige Guzmán.

 

D’Alessandro añadió que las mujeres son las que sufren los mayores niveles de desempleo y precarización laboral. Ganan, en promedio, 29% menos que sus pares varones, brecha que se amplía para las asalariadas informales, alcanzando el 35,6%.

 

“La mitad de quienes no consiguen empleo son jóvenes de hasta 29 años y, entre estas personas, son las mujeres quienes enfrentan las tasas más altas de desocupación de toda la economía con 23%”, destacaron desde Economía.

 

Mujeres, más afectadas por la recesión: ganan 29% menos y tienen mayor nivel de desempleo

 

Como consecuencia de la crisis y la inflación, hoy 1.900.000 personas beneficiarias de AUH tienen deuda con ANSES, puntualizó el informe del Ministerio, y concluyó: “El 96% de quienes reciben la asignación son mujeres, y el monto se ubica hoy en $3.103. El saldo promedio de la deuda per cápita es de $15.600”.

 

Por esos motivos, desde la flamante Dirección de Economía, Igualdad y Género, afirmaron que se está trabajando en un Presupuesto inclusivo, que refleje el esfuerzo del Gobierno en políticas que cierren la brecha de desigualdad. Indicaron que se buscarán los recursos impositivos puedan identificar las trayectorias laborales de las mujeres a la hora del pago de impuestos; y producir mejoras en la inclusión financiera.

 

“Las mujeres tenemos un mayor impacto de la crisis económica y por eso es necesario e ineludible que la agenda feminista y los derechos de las mujeres y de las personas LGTBIQ+ estén presentes a la hora de definir las políticas públicas”, concluyó D’Alessandro.