Coronavirus: un desafío para Trump

10 de marzo, 2020

Coronavirus: un desafío para Trump

Donald Trump, dijo ayer que el “coronavirus pasará” y discutió con legisladores distintas iniciativas de alivio impositivo para mitigar el impacto económico del coronavirus sobre algunos sectores. De todas maneras, se avanzó y no hay acuerdo sobre lo que debe hacerse. Todo esto ocurre en un momento políticamente sensible porque se está en plena campaña electoral. Ayer, hubo primarias demócratas en seis estados, que según los cálculos previos, dejarían mejor posicionado a Joe Biden.

 

El mayor rival que enfrenta Trump para obtener su reelección es el coronavirus, porque podría afectar el desempeño de la economía que es su principal activo. Se estimaba que este año el PIB subiría 2%, menos que en 2019, pero ahora, los pronósticos apuntan a una expansión en torno al 1,5%. En ese contexto, sería difícil que la tasa de desempleo, actualmente en 3,5%, no aumente. Por otra parte, se destruyó mucha riqueza por la baja que tuvieron las acciones en Wall Street durante las últimas semanas, cuya fuerte suba previa, Trump siempre atribuyó a sus políticas.

 

 

Trump apuesta a que en la segunda parte del año, cuando se definirá el comportamiento de los votantes para las elecciones de noviembre, la situación estará mucho mejor. Buscando obtener algún beneficio electoral, también afirma que frente a esta epidemia es muy peligrosa la política de fronteras más abiertas que impulsan los demócratas.

 

Pero, más allá de los argumentos a los que recurra, un deterioro de las variables económicas no es una buena noticia para sus pretensiones. Pero a su favor, ocurrió algo que siempre demandó: la Reserva Federal bajó la tasa de interés. Eso contribuyó a que se devalúe el dólar contra una canasta de divisas, otro de sus reclamos. Desde fines de febrero, el euro subió 5% contra la moneda estadounidense. Un escenario de tasas bajas y dólar más débil, es el que siempre quiso Trump, y coronavirus, ahora lo tiene.