Ciclotimia: de caída libre se pasó a la mejor rueda del año

5 de marzo, 2020

bonos graficos bolsa riesgo incertidumbre

Por Luis Varela

 

Con notable ciclotimia e increíble volatilidad, los mercados de aquí, allá y todas partes se dieron vuelta ayer por completo: de la gran depresión anotada el martes, lograron tener un miércoles excelente, la mejor rueda de los últimos meses, con papeles recuperando muchísimo valor y con una sensación de gran respiro dentro de Argentina.

 

Increíblemente, esta vez no parecieron tener tanto impacto los 107 muertos que ya produjo el corona virus en Italia, ni los once casos de contagio sospechoso que parece haber en Argentina: todo fue para arriba casi sin parar, y con diferencias realmente notables, como su algunos papeles se levantaran desde un desmayo, y resucitaran casi de golpe.

 

Los motivos que permitieron este día de gran alivio fueron muchos. El foco, por supuesto, estuvo en la Bolsa de Nueva York, que dio una vuelta de campana, por dos motivos especiales: dos candidatos que le molestaban a Donald Trump para la elección de noviembre quedaron fuera de carrera o casi. Se trata de Bernie Sanders y Michael Bloomberg. Y, además, la lluvia de dólares que está impulsando la Reserva Federal generó tranquilidad entre los que están esperando un freno en la actividad económica.

 

Así, luego de varias ruedas en rojo, con bajas importantes, se anotó un verdadero salto del 3,8% al 4,5% para los índices de la Bolsa de Nueva York. Y detrás de ese aumento, las bolsas latinoamericanas también se movieron hacia arriba: hubo suba del 1,6% en la de San Pablo y del 2,2% en la de México.

 

Esta distensión en Wall Street permitió que las commodities tuvieron un día más equilibrado, sin tantas vibraciones como en las últimas jornadas. Hubo una baja del 1,6% para el petróleo, hasta US$ 47,15 por barril. Los metales preciosos siguieron firmes: la onza de plata subió 0,6% y el oro mejoró 0,4%. Los metales básicos actuaron mixtos: el cobre subió 0,6%, el níquel cerró sin cambios y hubo una baja del 0,2% para el aluminio. En Chicago hubo una suba del 1,4% para el maíz, alza del 0,6% para la soja y baja del 1,4% para el trigo. En Rosario se anotó una suba del 1,4% para el girasol y alza del 0,8% para el maíz. Y hubo precios con bajas mínimas para el bitcoin y el resto de las criptomonedas, sólo se salva el neo.

 

Otro dato para destacar fue la buena performance que tuvo el dólar afuera, a pesar de que la Fed está prestando dinero a tasa ciertamente barata. En el exterior el dólar saltó 1,7% en Brasil (generando uno de los principales problemas que enfrenta el comercio exterior argentino), avanzó también 0,8% el dólar en Chile y trepó 0,5% contra el mexicano y el euro, y 0,2% contra el yen; y el billete verde sólo bajó contra la libra 0,4%.

 

En Argentina, como si estuviéramos en un tiempo de gran equilibrio, el dólar no hizo ni cosquillas. El turista subió 3 centavos hasta $ 83,89. El oficial subió 2 centavos hasta $ 64,53 y el blue no cambió y quedó $ 78,50. El dólar mayorista subió 5 centavos hasta $ 62,36. Hubo una suba de US$ 13 millones para las reservas del BCRA que ahora cuenta con US$ 44.830 millones. El dólar mep bajó 38 centavos hasta $ 80,31. El contado con liquidación cayó 50 centavos hasta $ 81,55. Y la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 21,7% y la diferencia entre el ccl y el mayorista achicó al 30,8%. Y, medidas en pesos, la libra subió 38 centavos hasta 80,22, el euro bajó 22 centavos hasta 69,43 y el real bajó 22 centavos hasta 13,60. O sea, que con una inflación que se mueve a un ritmo mensual algo superior al 2%, los dólares oficiales van teniendo microaumentos y los dólares libres están muy tranquilos.

 

Esta gran tranquilidad cambiaria local obedeció a varios factores. Por un lado, Alberto Fernández se reunió con empresarios, les deslizó los lineamientos de su plan y prácticamente fue ovacionado. El ministro Guzmán logró un buen canje del bono Bogato que vence el viernes, por lo que no habrá demasiada complicación para cumplir con los compromisos ese día. Y hubo reuniones con los bonistas, en las que empiezan a delinearse quitas de capital y estiramiento de plazos no tan exagerados como se decía, y eso llevó tranquilidad al mercado.

 

El único dato que hizo algún ruido fue un pequeño rebote en las tasas de interés: para evitar cancelaciones, los bancos se vieron obligados a volver a subir la tasa de los plazos fijos: pagaron 31% por plata chica y 32% por plata grande. Veremos si esto sigue en los próximos días.

 

Pero en lo que hace al precio de los bonos y sobre todo de las acciones fue un día para festejar. El 80% de lo operado en bonos se transó en nueve papeles: AY24 27%, TX21 11%, TC21X 10%, TC20 9%, TB21X 5%, TC21 5%, AY24X 4%, TB21 4% y TO26X 3%. Y, con buen volumen, hubo un segundo día consecutivo con suba mínima para los títulos públicos argentinos. En los extremos hubo saltos del 5% al 17% para los bonos TO21D, TC23, TO21X, TB21Z, TC20, TC20Y y TJ20. Con caída del 10% para el bono A2E8D y bajas del 2% al 7,5% para los bonos AE48C, DIP0 y PF23D.

 

Y lo mejor estuvo en las acciones. El 80% de lo operado en papeles privados se concretó en nueve papeles: YPF reunió el 21% de los negocios y G.F. Galicia el 20%, y lo único que molestó fue que el volumen de negocios no fue bueno. Con sólo $ 456 millones operados, la Bolsa de Buenos Aires subió 3,5%.

 

En los extremos hubo un salto del 11,7% para Dycasa y subas del 4,5% al 6,6% para TGN, Pampa E, Edenor, Francés, Carboclor, Telecom, Costanera e IRSA. Y una caída del 12% para Esmeralda y del 9,6% para Polledo, con baja del 7,2% para Havanna y del 3,3% para Capex.

 

Pero probablemente lo mejor de todo estuvo en los ADR argentinos que cotizan en Nueva York: hubo subas del 1% al 10% para Edenor, Pampa E, Macro, Galicia, Telecom, IRSA I, TGS, Globant, IRSA P, Ternium, Bunge e YPF.

 

Evidentemente, a nadie le importó que las automotrices repartieran en febrero en las concesionarias una cantidad muy baja de autos y que achicaran la fabricación y la exportación respecto de febrero del año pasado. Todo está enfocado en pagar lo que se pueda al día, hacer el canje, y ver luego como sigue.