Tensiones en puerta con Larreta y Suárez

17 de febrero, 2020

La relación de Casa Rosada con los gobernadores de Juntos por el Cambio es relativamente buena. Así lo reconocen las partes. Los mandatarios tuvieron la oportunidad de plantear sus demandas y el Ejecutivo Nacional los ha escuchado como parte de la ronda de reuniones con las provincias, y en medio de situaciones críticas en muchas de ellas. Con el correntino Gustavo Valdés la relación es buena, mientras que, con el jujeño Gerardo Morales, está atravesada por la situación de Milagros Sala, pero no deja de ser “normal”.

 

Con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el mendocino Rodolfo Suárez esa relación de entendimiento parece ingresar en una zona de conflicto. La reasignación de fondos coparticipables que el Gobierno pretende realizar para volver atrás con la transferencia (“indebida”, dicen) hecha por el expresidente Mauricio Macri en febrero de 2016 y la decisión de Fernández de recuperar los inmuebles que la Nación cedió a la Ciudad de Buenos Aires en los últimos tres meses de la gestión de Cambiemos están en el centro de la escena.

 

Con Mendoza, en tanto, fue la designación de un pampeano (Javier Schlegel) al frente del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado lo que trajo preocupación. La provincia mantiene un largo conflicto con La Pampa por la construcción de la represa Portezuelo del Viento sobre el río Grande, afluente del río Colorado. La Pampa se siente perjudicada por la obra y este gesto de Fernández podría demorar la inversión necesaria, en el mejor de los casos. “Es un acto de elemental justicia a nuestros reclamos en soledad. Nos hace pensar que podemos revalorizar nuestros reclamos y hay un reconocimiento a La Pampa”, sostienen desde la gestión del peronista Sergio Ziliotto.

 

A esto, Suárez le suma la negativa de la oposición de apoyar el Presupuesto, tal como el Ejecutivo lo envió a la Legislatura. Necesita los dos tercios de la Cámara de Diputados provincial para endeudarse en $6.500 millones, destinados a refinanciar deuda en 2020, y tomar créditos por otros U$$ 300 millones para hacer obra pública. Hoy será un día clave para eso.

 

En cuanto a la Ciudad, ya está a la firma el decreto que retrotrae las 31 escrituras firmadas entre el 19 de septiembre y el 10 de diciembre de 2019 de propiedades transferidas de la Nación a la Ciudad por un total de casi $16.000 millones. El objetivo será es “deslindar responsabilidades administrativas, civiles o penales”, ante la detección de “vicios que puedan implicar su nulidad”, así como “eventuales hechos o actos ilícitos”. Y, por cierto, traerá cola.

 

***

La mirada de Alfonsín

 

“La UCR se siente más cerca ideológicamente por lo menos en cuestiones económicas y sociales del peronismo que del PRO. En cuanto a los intereses que hay que defender o respecto del rol del Estado en la economía”, sostuvo el designado embajador en España, Ricardo Alfonsín. El exdiputado nacional reconoció que sus posiciones críticas hacia el macrismo generan malestar en los sectores orgánicos de la UCR, que a su juicio “están muy preocupados por la eventual desaparición de Cambiemos”. “Hay algunos que han criticado mi posición porque tienen miedo que se potencie dentro de la UCR una dirigencia que plantee un frente distinto”, dijo. En esta línea, cuestionó la estrategia de estos sectores y al respecto afirmó que “la UCR disputa por derecha el liderazgo de la oposición al PRO” y “piensa que esa competencia la va a ganar el que sea más duro con el Gobierno”.

Dejá un comentario