La balanza comercial tuvo un superávit de US$ 1.015 millones en enero

21 de febrero, 2020

exportaciones importaciones intercambio comercial

El intercambio comercial argentino registró en enero un saldo positivo de US$ 1.015 millones, con exportaciones por US$ 4.549 millones e importaciones de US$ 3.534 millones, según informó hoy Indec.

 

Según el organismo, el intercambio comercial (exportaciones más importaciones) disminuyó 8,1% en relación a igual período del año anterior y alcanzó un valor de US$ 8.083 millones de dólares.

 

Tal como señaló LGC, ya suman 17 meses consecutivos en terreno positivo.

 

 

En el primer mes del año, las exportaciones disminuyeron 0,8% interanual, debido principalmente a la caída en precios de 2,2%, ya que las cantidades subieron 1,5%.  En términos desestacionalizados, las exportaciones de enero se redujeron 6,6% contra diciembre , en tanto la tendencia-ciclo mostró una variación negativa de 0,6%.

 

Las exportaciones de combustibles y energía, manufacturas de origen industrial y manufacturas de origen agropecuario descendieron de manera interanual 11,1%, 9,3% y 6,4%, respectivamente, mientras que las de productos primarios aumentaron 16,5%.

 

Por el lado de las importaciones, se desplomaron 16,1% interanual en enero. Las cantidades bajaron 9,7% y los precios se contrajeron 7,1%. En términos desestacionalizados, las importaciones subieron 9,3% en comparación con diciembre, mientras que la tendencia-ciclo mostró una variación negativa de 0,7%.

 

En enero, las importaciones de bienes de capital disminuyeron 12,2%; las de bienes intermedios, 18,1%; las de combustibles y lubricantes, 6,3%; las de piezas y accesorios para bienes de capital, 15,2%; las de bienes de consumo, 10,6%; y las de vehículos automotores de pasajeros, 47,7%.

 

Según el informe del Indec, el superávit comercial de US$ 1.015 millones se debió principalmente a la caída de las importaciones, por las menores compras de semillas y frutos oleaginosos; reactores nucleares, calderas, máquinas, aparatos y artefactos mecánicos y sus partes; máquinas, aparatos y material eléctrico y sus partes; y vehículos terrestres, sus partes y accesorios; entre otras. “Si bien las exportaciones registraron una caída (0,8%), es importante destacar el aumento de las exportaciones de cereales; carne y despojos comestibles; y semillas y frutos oleaginosos, entre otros”, agregó.

 

Si los precios hubiesen sido los mismos del año anterior, el saldo comercial habría arrojado un superávit de US$ 849 millones. Bajo este supuesto, el país tuvo una ganancia en los términos del intercambio de US$ 244 millones, debido a que el índice de precios de las importaciones tuvo una caída de mayor magnitud (-7,1%) que el índice de precios de las exportaciones (-2,2%).

 

Asimismo, el Indec señaló que los principales socios comerciales de Argentina (tomando en cuenta la suma de exportaciones e importaciones) fueron Brasil, China y Estados Unidos, en ese orden.

 

  • Las exportaciones a Brasil alcanzaron US$ 697 millones y las importaciones, US$ 661 millones. El saldo comercial fue superavitario de US$ 36 millones.
  • Las exportaciones a China sumaron US$ 282 millones y las importaciones, US$ 750 millones. El déficit comercial en este caso fue de US$ 468 millones.
  • Las exportaciones a Estados Unidos sumaron US$ 220 millones y las importaciones alcanzaron US$ 424 millones. El déficit con Estados Unidos fue de US$ 204 millones.

 

Estos tres países en conjunto absorbieron 26,3% de las exportaciones nacionales y abastecieron 51,9% de las importaciones.

 

 

 

Para adelante…

 

Según LCG, la buena cosecha y las perspectivas de crecimiento de Brasil son los factores que impulsarán las exportaciones en 2020. Las proyecciones agrícolas son optimistas y se espera que las ventas externas de productos primarios tengan un muy buen desempeño. Además, la sequía de Australia redirigió en parte la demanda de trigo hacia Argentina en paralelo con la mejora del precio internacional, explicaron.

 

En relación con las manufacturas de origen agropecuario y manufacturas de origen industrial, las primeras acompañarían la mejora de la cosecha, mientras que las segundas podrían repuntar marginalmente sobre todo si Brasil confirma sus proyecciones de crecimiento (en torno a 2% anual) y eleva la demanda de productos argentinos (lo que tendría mayor efecto sobre la industria automotriz local).

 

Con respecto a las importaciones, según LCG su evolución seguirá muy atada al avance de la actividad económica, así como también a los controles impuestos por el Gobierno (como las licencias no automáticas) en la medida que su crecimiento se vuelva una amenaza para el superávit comercial (sobre todo en un escenario en subsidio de tipo de cambio tácito a partir del desdoblamiento cambiario que implicó el impuesto PAÍS).

 

“Proyectamos un superávit comercial en torno a US$ 18.400 millones en 2020, consistente con un crecimiento de las exportaciones de 4% anual y un crecimiento nulo de las importaciones”, anticiparon desde la consultora.

 

Dejá un comentario