Jubilaciones de privilegio: el Gobierno apura ley esta semana mientras siguen renunciando jueces

23 de febrero, 2020

El oficialismo de la Cámara de Diputados buscará aprobar esta semana el proyecto del Poder Ejecutivo que modifica el régimen especial jubilatorio y de pensiones de jueces y diplomáticos, y cuyo rápido tratamiento es cuestionado por diferentes bloques opositores.

 

El Frente de Todos tiene previsto darle media sanción al proyecto en una sesión prevista para el jueves al mediodía; siempre y cuando un día antes, en el plenario de comisiones previsto para las 14, obtenga el dictamen de mayoría.

 

Las comisiones de Presupuesto -presidida por el kirchnerista Carlos Heller- y de Previsión -que será encabezada por el también oficialista Marcelo Cassareto- escucharán primero las opiniones de los diferentes invitados, y luego se abocarán al debate entre los diputados.

 

Además de los funcionarios que el Poder Ejecutivo designe para concurrir a la comisión, se prevén las presencias de representantes de la Asociación de Magistrados, de la Asociación de Fiscales y de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación (UEJN).

 

Está previsto que expongan en este Plenario el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, el secretario de Seguridad Social Luis Bulit Goñi; y el director ejecutivo de ANSES, Alejandro Vanoli.

 

También están invitados a exponer representantes de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional; la Asociación de Fiscales y Funcionarios del Ministerio Público Fiscal de la Nación (Affun); la Federación Argentina de la Magistratura; el Sindicato de Trabajadores Judiciales (SITRAJU), la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN) y la Asociación Profesional del Cuerpo Permanente del Servicio Exterior de la Nación (APSEN).

 

Más allá de la garantía de que expondrán todos los invitados que la oposición requiera, el oficialismo continúa recibiendo cuestionamientos sobre los que consideran que el proyecto recibirá un “trámite express”, ya que ingresó a la Cámara baja el viernes 14.

 

Además, la oposición pide un actuario de la cantidad de jueces y fiscales del sistema, ante la posibilidad de que muchos magistrados con edad de retirarse anticipen los trámites para no perder el beneficio de cobrar el 82% móvil del último salario y no del promedio de los 10 años finales de la carrera, como establece la legislación propuesta.

 

El argumento opositor sobre el “trámite express” fue cuestionado por el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa (Frente de Todos), quien consideró que “en realidad se trata de un intento solapado de defender lo indefendible”.

 

“Cuando tocás intereses de sectores de poder se apaga la discusión; y acá, como se están discutiendo jubilaciones de jueces y embajadores, pareciera, incluso, que hay periodistas que de este tema no quieren hablar. Es increíble”, enfatizó el diputado oficialista.

 

El oficialismo tiene número suficiente en las comisiones para alzarse con el dictamen de mayoría, aunque deberá trabajar para conseguir un día después el quórum para sesionar, en caso de que Juntos por el Cambio decida finalmente no facilitar esa herramienta.

 

Debate interno

 

La principal bancada opositora atraviesa un fuerte debate interno entre el ala dura, que se opone férreamente al proyecto y los más conciliadores, que proponen cambios y que no pierden de vista el costo que implicaría aparecer votando en contra de la eliminación de las jubilaciones de privilegio.

 

En el interbloque que preside el radical Mario Negri se definirá en una reunión prevista para el miércoles a la mañana que posturas se adoptarán: por estas horas prevalece la posibilidad de no dar quórum, de acompañar la votación en general y de plantear el rechazo a algunos proyectos durante el tratamiento, según confiaron a Télam fuentes de ese sector.

 

En tanto, el interbloque de lavagnistas y peronistas cordobeses, clave con sus 11 integrantes para conseguir el quórum, terminará de definir su posición entre el martes a la noche -más allá de que sea feriado- y el miércoles a la mañana, aunque la idea mayoritaria es acompañar la iniciativa.

 

En el Frente de Todos cuentan para el quórum a los 118 diputados propios, a la neuquina Alma Sapag (MPN), a los 8 del interbloque Unidad Federal para el Desarrollo. Los dos restantes serían de la izquierda, del interbloque mencionado en el párrafo anterior o, incluso, de Juntos por el Cambio.

 

Es que en el oficialismo no descartan que el debate de este proyecto marque el inició de “una ruptura en la principal bancada opositora, que ya mostró fisuras hace un mes durante la votación del Consenso Fiscal”, recordaron fuentes del Frente de Todos.

 

El proyecto presentado por el Poder Ejecutivo eleva gradualmente la edad jubilatoria de jueces hasta llegar a los 65 años en 2025; establece el 82% móvil sobre un promedio de los últimos diez años -y no sobre el último haber-; y aumenta en un 7% los aportes adicionales, pasando del 11% al 18%.

 

Renuncias

 

“Ante la incertidumbre muchos están evaluando la posibilidad de irse y si eso ocurre generaría un montón de problemas”, señaló a la agencia oficial de noticias Télam el presidente de la Asociación, Marcelo Gallo Tagle.

 

Tras conocerse el proyecto impulsado por el gobierno, presentaron la renuncia los jueces Fernando Larraín, Miguel Caminos, Ricardo Rojas, Beatriz Bistué, María Cristina Bértola, Jorge López, Roberto Ponce y Carlos González, al igual que un grupo de fiscales, entre los que destaca Raúl Pleé.

 

En tanto, los jueces y fiscales que ya presentaron la renuncia superarían el medio centenar y que ese número se incrementaría en una suerte de “efecto contagio”.

 

Desde la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional señalaron que sobre unos 700 jueces y fiscales del fuero federal y nacional en actividad, unos 350, es decir la mitad del universo de magistrados y representantes del Ministerio Público, estaría en condiciones de jubilarse por edad y aportes.

 

 

Dejá un comentario