Hay menos negocios luego del fuerte mensaje de Guzmán

18 de febrero, 2020

Por Luis Varela

 

Mientras la pulseada por el pago de la deuda (dinero pasado) se va jugando minuto a minuto, con amenazas de todo tipo de una y otra parte, el Gobierno argentino se está encontrando con una realidad que era absolutamente descontada: tras el portazo en la nariz recibido por los inversores el jueves pasado en el reperfilamiento (virtual default) del bono AF20, el volumen operado en el mercado local desapareció y si no hay cambios, las finanzas públicas no contarán con un solo centavo de préstamo en los próximos tiempos.

 

Se sabe, el jueves pasado tuvo vencimiento final el denominado bono Dual (en la jerga AF20), un papel a 19 meses de plazo emitido por el secretario de Finanzas de Macri Luis Caputo en julio de 2018, cuando los inversores ya se habían percatado de que esa administración iba barranca abajo y sin salida. Ese papel fue emitido bajo ley argentina, y eso le permitió a Alberto Fernández reperfilarlo, es decir pagar una parte mínima a los tenedores chicos, intereses a inversores más grandes, y postergar hasta septiembre el pago final de grandes intereses y capital, en algo que se parece mucho a una promesa, ya que si se acuerda la deuda global, ese septiembre podrá convertirse en un plazo mucho más largo.

 

La cuestión es que desde el miércoles pasado, cuando el ministro Guzmán planteó una posición mucho más agresiva. Y desde que Cristina Kirchner, respaldada por el Presidente, dijera que si el Fondo permitió dar gran financiamiento para que hubiera salida de capitales, también podrá aceptar la fuerte quita que se viene en los pagos futuros. A lo que la titular del FMI Kristalina Georgieva manifestó que no hay espacio para que Argentina pueda hacerle una quita a la deuda que tiene con ese organismo.

 

En medio de esa pelea, mientras el Gobierno hace anuncios intentando darle ayuda a los jubilados que cobran los ingresos mínimos, e iniciando una gran pelea judicial con los jubilados que tienen ingresos mayores, los inversores argentinos y el mercado local todo empieza a mostrar cuál es el tiempo que viene: la cantidad de negocios que se realicen en el mercado local será mínima, ya que no se puede confiar en una administración que reperfila deudas arbitrariamente, como hizo Macri en los últimos meses y como hace Fernández ahora. Por esa razón, ayer la cantidad de negocios con títulos argentinos se achicó a uno de los niveles más bajos de los últimos tiempos, sin que las cotizaciones se alteraran demasiado. Al tiempo que los valores del dólar oficial siguen ajustándose con microdevaluaciones que ya acumulan un ritmo mensual del 2,5%. Con tasas de interés de plazos fijos negativas y con la aparición de todo tipo de propuestas para que se le busque una salida a la falta de credibilidad en el peso argentino.

 

Ayer, tanto en bonos como en acciones, el volumen operado fue muy reducido, casi la mitad de lo habitual. Y esto puede ser un anticipo de lo que encontrará el ministro Guzmán si pretende salir a buscar pesos en algún tipo de licitación: “Seguramente se encontrará con una respuesta similar a la que tuvo la última vez, en la que pidió 10.000 millones y recibió unos 6.000 millones, y en el mercado se supone que alguno de esos fondos fueron decorativos, de parte de organismos oficiales, es decir propios”.

 

De todos modos, debe decirse que ayer fue un día especial, porque hubo feriado en Estados Unidos, por el Día del Presidente, en conmemoración al nacimiento de George Washington. Y siempre que no hay negocios en Wall Street la cantidad de operaciones que hay en otros mercados se reduce de manera considerable. “Pero lo de hoy (por ayer) fue particularmente seco: en acciones no llegamos $ 280 millones y en bonos hubo transacciones por la mitad de lo habitual”, detallaba un operador.

 

En el exterior, con datos del coronavirus asustando, y con números del dengue también generando mucha preocupación, el dólar subió contra casi todas las monedas: avanzó 0,6% en Brasil, 0,3% contra la libra, 0,2% en Chile y 0,1% contra el yen y el mexicano, y no cambió contra el euro.

 

Con eso, en Argentina el dólar turista bajó 29 centavos hasta $ 82,56, pero el dólar oficial subió 5 centavos hasta $ 63,78 y el blue subió 10 centavos hasta $ 78, con el dólar mayorista subiendo 21 centavos hasta $ 61,67, aunque con suba de US$ 14 millones para las reservas del Banco Central que de esa manera llegan a US$ 44.756 millones. Mientras tanto, el dólar mep o dólar bolsa bajó 35 centavos hasta $ 81,43. Y el contado con liquidación bajó 41 centavos hasta $ 82,91. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue bajó hasta el 22,3% y la brecha entre el ccl y el mayorista cedió hasta el 34,4%. Y medidos en pesos el euro subió 16 centavos hasta $ 66,67, la libra bajó 5 centavos hasta $ 80,02 y el real bajó 6 centavos hasta $ 14,22.

 

Luego de conocida la inflación de enero, más baja pero debido a muchos precios congelados, el BCRA siguió impulsando una baja en el costo del dinero. La tasa de los plazos fijos siguió bajando lentamente: los bancos pagaron 33% por plata chica y 35% por plata grande. Y en este renglón debe hacerse notal que los plazos fijos UVA siguen siendo muy demandados porque le ganan a la inflación, pero los inversores no tienen en cuenta que no fueron excluidos del impuesto a la renta financiera.

 

En bonos, con volumen mínimo, los títulos argentinos tuvieron un leve repunte. El 80% de lo operado en bonos se transó en ocho papeles: AY24 29%, AF20 12%, A2M2 9%, AY24X 8%, AO20X 6%, TC20 5%, AA22X 5% y TO26X 4%. Y en los extremos hubo alzas entre el 5% y el 14% para los bonos TC20Y, TC20D, A2M2Z, TC20X, TC21, TC20 y PARP. Y bajas del 2% al 8% para los bonos TVPY, TC23, A2E2, A2E2D, A2E7, AO20Y, TVPYD, DIA0D y TX21. Con el riesgo país argentino sin cambios en 2.030 puntos básicos. No hubo negocios en la Bolsa de Nueva York, y en la región se anotaron subas del 0,8% en la Bolsa de San pablo y del 0,1% en la de México. El 80% de lo operado en acciones se transó en diez papeles; ByMA 37%, Ternium 7% y Pampa E 6% (con Galicia e YPF fuera de los primeros del ranking en cantidad de negocios). Así, con apenas $ 275 millones operados, la Bolsa de Buenos Aires subió 1,4%. En los extremos hubo subas del 3% al 7% para Juramento, Costanera, Loma Negra, Aluar, Longvie, Valores, Comercial del Plata, Dycasa e Hipotecario. Y caída del 6% para Ferrum, y bajas del 1% al 3% para Havanna, Rosenbusch, Camuzzi, Introductora, Esmeralda, Cablevisión y Molinos. Con los ADR argentinos que cotizan en Wall Street sin oprraciones.

 

Finalmente, en commodities, hubo precios mixtos. Se anotó una baja del 0,3% para el petróleo hasta US$ 52,10 por barril. Los metales preciosos estuvieron planos: la onza de plata subió 0,2% y el oro cedió 0,2%. Los metales básicos actuaron mixtos: el cobre subió 1,1%, el níquel ganó 0,8% y hubo una baja del 0,2% para el aluminio. En Rosario se vio un salto del 8,4% para la soja y baja del 1,4% para el maíz. Y sobresalió una caída del 7% para el bitcoin, con retrocesos aún mayores para el resto de las criptomonedas.

 

Dejá un comentario