Esperan una complicada rueda de miércoles tras el Carnaval

26 de febrero, 2020

Finanzas - bonos dudas mejoras dólar rueda precios Merval bolsa mercado

Por Luis Varela

 

Con caídas muy fuertes el lunes y bajas también importantes, pero menores, el martes, el mercado argentino se prepara para vivir hoy una rueda ciertamente complicada.

 

El coronavirus afuera y las tensiones por la renegociación de la deuda adentro plantean que los números de hoy pueden llegar a significar un verdadero mal trago para los inversores.

 

Sucede que durante los feriados por Carnaval de lunes y martes que hubo en la Argentina, tanto las acciones, como los bonos y sobre todo la plaza cambiaria estuvieron en un limbo, mientras afuera hubo caídas de hasta el 7% y variaciones de monedas contundentes.

 

Sólo para dar algunos números que pueden funcionar como guía, puede afirmarse que los negocios con bonos argentinos que se concretaron en Wall Street determinaron que el riesgo país de Argentina subiera 30 unidades, hasta 2.088 puntos, arañando el peor nivel de lo que va del mandato de Alberto Fernández.

 

El peor momento fue a fines de enero, hace más de tres semanas, cuando el gobernador Axel Kicillof planteó que no iba a pagar el bono BP21 y cuando empezó a verse que el ministro Martín Guzmán terminaría reperfilando el bono AF20, un papel que era más débil, por estar amparado por ley argentina.

 

La cuestión es que por como vienen las cosas, los bonos argentinos cedieron en Manhattan aproximadamente 2% durante los dos feriados. Lo paradójico es que los bonos estatales suben en todas partes: el precio contado de los bonos de Estados Unidos subió tanto, que su valor actual los acercó a los precios de vencimiento, y de ese modo la tasa a 10 años de los bonos del Tesoro cayó a su menor nivel en 52 años, apenas 1,32% anual.

 

Hay otra licitación de bonos: creen que habrá poca oferta privada.

 

Y lo que es más complicado, las operaciones cambiarias que se hacen con esos papeles (es decir el dólar denominado contado con liquidación) se calentó hasta superar los $ 85.

 

Esta cifra, por supuesto es teórica, ya que fue anotada por pocas operaciones, habrá que ver qué sucede a lo largo de la rueda de hoy, cuando los ojos de los inversores también estarán puestos sobre las acciones.

 

Ocurre que ayer hubo en las bolsas globales caídas de hasta el 4%, con una baja del 2,3% al 3,1% en los índices de la Bolsa de Nueva York. Y, para preocupación, los ADR argentinos, es decir los papeles locales que se negocian en ese mercado, también sufrieron bajas.

 

El lunes los ADR habían bajado entre 2% y 8%. Y el resultado de ayer fue el siguiente: suba de 2% para IRSA I, con bajas del 1,4% al 5,1% para Globant, YPF, Galicia, TGS, Ternium, Macro, Bunge, Edenor, Pampa E y Telecom.

 

El grueso de todo este mal resultado tiene que ver con el avance del coronavirus, una pandemia que tiene hasta el momento 80.000 infectados y 2.600 muertos, con China, Corea del Sur y en menor medida Italia, son los países más complicados.

 

Pero, además de ese enorme problema, la plaza financiera local enfrenta hoy otro duro test. Los inversores locales volverán a decir nuevamente “ver para creer”, ya que después del pito catalán que se les hizo a los tenedores del bono AF20, el mercado de crédito argentino está prácticamente cerrado.

 

Y hoy hay otra licitación para colocar Lecap, con la intención de Guzmán de conseguir dinero para pagar otra deuda. El kirchnerismo se la pasa diciendo que Mauricio Macri tomó deuda para fugar, y desde que Fernández está en el Ejecutivo se está haciendo exactamente lo mismo: dos licitaciones de deuda por semana. Se intenta tomar plata para pagar deuda que vence, y cada llamado es más complicado.

 

Entre hoy y el viernes vencen bonos por $ 23.000 millones, la cuarta parte de lo que el Gobierno tuvo que pagar, y no hizo, con el bono AF20. Y lo distintivo de estos pagos es que son vencimientos de Lecap que fueron emitidas por el gobierno de Macri en mayo de 2018, y ya fueron reperfiladas por el ex ministro Lacunza.

 

Guzmán está en Nueva York. Habló con el FMI y está negociando con fondos de inversión (en realidad de pensión, para acordar quitas, postergaciones de pagos o tasas menores, lo que se pueda). Sabe que si hace agresivo el mercado se le cerrará por completo y se meterá en un verdadero callejón sin salida.

 

Debe recordarse que en la última emisión de Lebad (letras del Tesoro que pagan Badlar más un interés) el ministro Guzmán intentó recaudar $ 10.000 millones para pagar deudas anteriores y sólo consiguió $ 3.600 millones.

 

Frente a semejante fracaso, para que no se note tanto que los inversores cerraron la ventanilla, esta vez tratarán de disfrazar la falta de oferta privada real con colocación de pesos de parte de organismos públicos. Por eso, varios analistas del mercado descuentan que la oferta real de pesos no alcanzará y que el Banco Central terminará cubriendo la operación con emisión monetaria.

 

De ahí la tensión con los bonos argentinos en Estados Unidos y la fuerte suba del contado con liquidación, que el viernes terminó muy tranquilo en la zona de los $80, porque hay dólares entrando a Argentina intentando traer el 5% del capital que hay declarado en el exterior, para pagar menos tasa del impuesto a los bienes personales.

 

Por supuesto, las vallas que hay que saltar no finalizan con esta licitación. Sólo en Lecap vencen $80.000 millones en marzo y otros $90.000 millones en abril (o sea montos que significan dos AF20). Y, además, también vencen otros bonos en dólares, que todos sumados significan diez veces el vencimiento que hubo con el AF20. Y los operadores dicen: “Si no pagaron eso, por qué van a pagar algo más grande”.

 

Por esa misma razón, los precios contado de los bonos cortos están por el piso y sus tasas a vencimiento vuelan, puede decirse que son sólo teóricas. Hay casos que prometen una renta del 300% anual en dólares o euros, algo totalmente ridículo.

 

Pero bueno, vivimos tiempos de gran incertidumbre. Ayer, en el exterior, el dólar subió 0,7% en Chile y avanzó 0,4% en México, pero bajó 0,3% contra el euro y descendió 0,6% contra el yen y la libra.

 

En Wall Street, con rojos en todas las bolsas del planeta, hubo fuerte caída para Palo Alto, American Airlines, Marriot y Mastercard.

 

En materias primas, en cambio, hubo una rueda un poco más tranquila que los números preocupantes del lunes. El petróleo repuntó 0,5% y volvió a US$ 51,46 por barril. Los metales preciosos estuvieron en baja: el oro bajó 0,7% y la onza de plata cayó 2,4%. Los metales básicos actuaron mixtos: el níquel subió 0,5%, el aluminio ganó 0,3% y el cobre cedió 0,2%. En Chicago hubo suba del 0,1% para el maíz y mejora del 0,5% para el trigo y la soja mientras que en Rosario no hubo actividad. Y el bitcoin cedió otro 2,5%, con bajas de hasta el 6% en las otras criptomonedas.

 

Dejá un comentario