¿Es posible reinventarse y crecer en Argentina?

21 de febrero, 2020

Por Ruth Remesnitzky Lazos Comerciales

 

La semana pasada tuve la oportunidad de capacitar a Ls Electromecánica SA, una empresa agroindustrial ubicada en Bragado, provincia de Buenos Aires. Luego de dos días de capacitación al personal sobre la instrumentación del canje de granos como medio de pago, y conversando con el Gerente Comercial, Juan Luis Franza, que comenzó hace 14 años en 2006, pude observar que esta compañía tiene una historia digna de contar, motivando y demostrando que cuando uno quiere, ama lo que hace y cuenta con un equipo sólido, el resultado se materializa.

 

¿Qué es Ls Electromecánica SA?

Es una empresa que brinda soluciones en la agroindustria, apuntando a un mercado de producción de semillas y legumbres. Somos un referente de mercado a nivel nacional en el desarrollo de soluciones y también nos surgen otros proyectos que nos plantean los clientes sobre diversas problemáticas, por iniciar siendo una empresa de servicios y automatización.

 

¿Cuál es su historia?

Su presidente, Luis Funes, comienza ofreciendo servicios de instalación eléctrica por su cuenta, haciendo mantenimiento industrial a principios de la década del ‘90, siendo protagonistas del crecimiento de la agroindustria de esa época.  Avanzó mucho ofreciendo tecnología e innovación en automatización a los clientes y usuarios de la zona, servicios que usualmente estaban en las grandes urbes, como Buenos Aires y Rosario, y no llegaban a otros lugares. Creció en ese ambiente y se desarrolló a través del avance de la agroindustria de los clientes, cuya gran mayoría eran productores.

 

¿Cómo se fue transformando para llegar a ser la empresa actual? Me comentaba que arranca haciendo instalaciones eléctricas…

Algunos de los clientes le hicieron contacto con empresas brasileñas que fabricaban equipos para procesamiento de semillas, que estaban buscando representantes en Argentina. Pensamos que podíamos atacar ese negocio, y nos pareció bien, si bien algo difícil porque no sabíamos nada, pero aprendimos mucho de la producción de semillas en Brasil que por una cuestión de necesidad requieren hacer semillas de buena calidad, debido a que no tienen la suerte del clima y suelo que tenemos acá, y tratamos de aprender de ello y traerlo a Argentina. Empezamos desarrollando soluciones para ese mercado de semillas y después comenzamos a fabricar accesorios de equipos que hacían falta y podíamos traer de Brasil. Evidentemente hacían falta muchas otras cosas, y vimos la oportunidad.

 

Hoy tiene una dotación de 80 empleados, algunos de los cuales cuentan con 15 y 20 años de antigüedad. Cuando uno encuentra esto en una empresa significa que las personas crecen con la compañía, y siguen eligiendo pertenecer. Conformando un equipo sólido y con potencial.

 

¿En qué consisten las instalaciones y máquinas y a quiénes están dirigidas?

Ofrecemos soluciones de procesamiento de semillas y legumbres. Hay que dividir lo que es procesamiento de legumbres, y son máquinas extranjeras y algunas nacionales. Nosotros fabricamos los accesorios para esas plantas, y está dirigida a productores que quieren transformar la materia prima agregando valor produciendo un producto de consumo final o de mejor calidad que lo que se cosecha como materia prima, ya sea para exportar o vender en el mercado interno. Sobre todo en especialidades o cualquier producto comestible, por ejemplo, maní, poroto, garbanzo, arveja, y semilla. Y en el tema semilla, hay un equipo que nosotros desarrollamos a pedido de grandes clientes, que necesitaban aplicar productos químicos biológicos en las semillas de manera controlada y automática. Se venía haciendo muy rústicamente, se aplicaban productos que en algunos casos eran muy costosos y no se hacía bien. Entonces hubo una necesidad en el mercado de fabricar equipos que podían controlar con mayor precisión y más uniforme para que los operadores estén más seguros en esa aplicación. Hay máquinas que pueden aplicar hasta 6 productos y 2 polvos en forma de receta, como si fuera armar un medicamento, automáticamente y muy controlado. Por ejemplo sirven para curar semillas, donde tenés una mezcla de distintos productos sólidos y líquidos que le permiten al productor tener una semilla lista para sembrar en forma directa y más uniforme. En algunos casos aplicarle productos desde micronutrientes, insecticidas o fungicidas, que protegen la semilla cuando está en la tierra contra insectos o para que se desarrolle mejor la planta.

A partir 2011 empezaron desarrollando equipos propios de tratamiento de semillas y en 2012 comenzaron a exportar. Tienen más de 60 plantas de proceso en toda Argentina, están en todas las zonas agrícolas por excelencia: Salta, Jujuy, Tucumán, Chaco, Santiago, Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa. Y más de 250 plantas de tratamiento en todo el mundo y exportan a 9 países: Chile, Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia, Suiza, Ucrania, Rusia y Estados Unidos.

 

Están lanzando como nueva herramienta de financiamiento el canje, lo pensaron porque hasta el momento han trabajado con poco financiamiento, y les pareció que el canje puede ser viable debido a que la mayoría de sus clientes son productores y utilizan la venta de sus granos habitualmente para cancelar sus cuentas.

 

“Es una herramienta mejor que un banco debido a que se hace difícil abarcar todas las opciones, porque nos pasó que teníamos convenio con uno pero el cliente no posee calificación con ese banco, en cambio el canje abarca a todos y además tiene muchas ventajas económicas y financieras que permitirán potenciar nuestras ventas. Y es por ello que nos asesoramos con Lazos Comerciales Consultora y armamos los circuitos para poder ser agiles también en este aspecto”, dice Franza.

 

¿Dónde piensa o imagina que va a llegar LS Electromecánica SA en el futuro?

Nosotros no nos ponemos techo. Hemos vendido recientemente la primer maquina a Estados Unidos, queremos ser líderes en la región y, en tratamiento, sabemos que fabricamos un producto que es competitivo a nivel mundial.  No hay límites y en todo caso nos lo ponemos nosotros.

 

Da orgullo escuchar pensar así a una Pyme en Argentina, mas allá de todas las crisis que hemos pasado.

 

 

“En Brasil hemos realizado muchas plantas y abrimos una sucursal allí para atender y dar un servicio posventa a los clientes porque eran muchos. Son equipos nuevos e innovadores que no hay demasiados fabricantes en el mundo, y nuestra experiencia aporta valor, porque nos adaptamos y flexibilizamos a las necesidades de los clientes”, dice Franza.

 

Encontraron un nicho de mercado, se adaptan rápidamente a los cambios que suceden y se diferencian en el servicio de posventa.

 

“No son equipos difíciles de operar, pero a veces los operarios cambian o queda el dueño que no sabe manejar el equipo, y hay que volver a capacitar, o muchas otras necesidades que pueden ocurrir. Por ejemplo vendemos un equipo para procesar un tipo de semilla y surgen negocios del cliente que puede necesitar una adaptación del equipo para otra semilla y nosotros lo hacemos. Otro ejemplo, nos envían productos de otros lugares del mundo para que probemos nuestros equipos y podamos vender un equipo confiable con el producto que funcione”, dice Franza. “Estamos muy enfocados en que podamos adecuarnos a muchos productos nuevos que están saliendo para aplicación”, agrega.

 

Se puede contactar a la empresa a través www.ls-arg.com, [email protected] o 02342-426059/093. “Estamos en Parque Industrial Bragado – Ruta Nac. Nº 5 Km 210, provincia de Buenos Aires. Nos enorgullece que los clientes vengan a ver como fabricamos los equipos, hacemos muchas veces pruebas de productos, y también viajamos a todos lados, si bien tenemos vendedores en todo el país y representantes en Brasil, EE.UU., Ucrania y otros países”, añade.

 

“Muchas veces en Argentina se hace difícil poder proyectar, estamos muy acostumbrados a eso lamentablemente, y vemos Brasil como crece y nosotros nos estamos quedando y básicamente no es una cuestión que sepan más, sino que tienen acceso al crédito de inversión mucho más fácil”, dice.

 

 

“Tiene mucho de impronta del dueño que lidera y delega a que seamos mejores en cada tema, para crecer, innovar y cumplir, ayudando a nuestros clientes a tener mejores procesos y producción. Se percibe la pasión y el orgullo que siente cada integrante de ser parte de un equipo, que conforma una empresa con valores que se adapta y busca soluciones a los problemas. Esperamos que la gente se acerque a conocer la planta y sus productos, un ejemplo de Pyme en Argentina que se reinventa continuamente, y ha cumplido 20 años”, agrega e invita  a los interesados a conocerla: “Estaremos en Expoagro, del 10 al 13 de marzo, en la carpa stand Cubierto G-10, mostrando uno de los equipos de tratamiento que fabricamos, para que puedan verlo y charlar con nosotros. También mostrando un equipo que estamos trayendo de Bulgaria, con otro tipo de soluciones. Esperamos poder seguir creciendo y ofreciendo soluciones que necesita el productor que tiene muchas ganas de innovar y crecer. Estar ahí por ellos”.


Y con esta frase final, queda claro donde marca la diferencia una empresa exitosa, ¡la actitud!

Dejá un comentario