Vaca Muerta, moribunda: terminó el 2019 con sólo 29 torres operativas

16 de enero, 2020

Vaca Muerta exportaciones negocios Neuquén

La crisis abierta en el país luego de las PASO no fue neutral para Vaca Muerta. Hoy, la situación es mala, y lo dicen todos. Según el diario de Río Negro, el 2019 cerró con un tercio menos de torres de perforación (rigs) en actividad y a tan solo un equipo de tocar el récord negro del 2017.

 

En Neuquén, donde se centra el desarrollo de Vaca Muerta, la cantidad de rigs activos llegó la semana pasada a 29 y, además, hay otros 7 equipos que se encuentran en stand by.

 

Según los registros de Baker Hughes para todo el territorio, en diciembre de 2018 operaban en el país 74 equipos, para febrero esa cantidad cayó a 66 luego de que se anunciara el recorte de la Resolución 46. En junio, la cantidad comenzó a repuntar, impulsada fundamentalmente por los avances en la búsqueda de petróleo, hacia donde migró la mayoría de las operadoras. Para julio, el mes anterior a las PASO, el DNU 566 y el control de divisas, en el país había 72 torres activas. A principios de agosto la cantidad estaba estable en la zona 71 pero, como acto reflejo, en septiembre se retiró 22,53% de los equipos y sólo quedaron en operación 55. Ese nivel se mantuvo hasta diciembre, se retiraron otras cinco y el número bajó a 50.

 

Según Baker Hughes, en diciembre hubo 14 menos que los 43 de agosto pasado.

 

“La caída muestra que, entre agosto y diciembre, fueron 22 las torres que salieron de operaciones, la mayoría en la Cuenca Neuquina y en especial sobre Vaca Muerta”, consignó el diario de Río Negro y también agregó que otro proxy de la actividad, como las etapas de fractura, viene cayendo.

 

El 55% de esos rigs se concentra en la cuenca neuquina. Allí las torres que siguen perforando son 29, catorce menos que las 43 que se registraban en agosto.

 

La segunda concentración de torres activas está del otro lado del país, en la cuenca del Golfo San Jorge, que posee cerca del 40% de las restantes y donde la baja fue menor.

 

Los efectos negativos de la menor actividad se comenzarán a observar en algunos meses cuando el declino natural de sus pozos, más rápido que en el convencional, pase factura a los números de la producción. Según el periódico citado, varias empresas frenaron prácticamente toda su actividad en la cuenca shale argentina y una de ellas es la de “El Mago” Galuccio: Vista Oil & Gas.

 

Dejá un comentario