Todo sobre el último estreno impactante de Netflix: “Nisman. El fiscal, la presidenta y el espía”

1 de enero, 2020

Netflix lanzó hoy una serie documental de seis capítulos sobre uno de los casos criminales más intrigantes en la historia reciente de Argentina, aún sin resolver, que se refiere a la muerte del ex fiscal especial Alberto Nisman, denunciado como asesinato y que primero se clasificó como suicidio.

 

Bajo el título de “El fiscal, el presidente y el espía”, la docuserie está dirigida por Justin Webster, quien tardó unos cuatro años en completarla y exigió pasar por mil horas de filmación y grabaciones.

 

La historia gira en torno a los últimos años del ex fiscal, quien había recopilado información altamente sensible sobre la conexión de Irán con uno de los peores y más mortíferos ataques terroristas de Argentina, el 18 de julio de 1994, contra una organización de la comunidad judía, AMIA, en el centro de la ciudad de Buenos Aires que dejó decenas de muertos y cientos de heridos, y estaba preparado para salir a decirlo ante un comité del Congreso.

 

 

La información aparentemente tenía evidencia de una conexión entre la participación de Irán en el ataque de AMIA y más tarde de un “complot de encubrimiento” Irán / Argentina entre Teherán y el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández.

 

Sin embargo, Nisman nunca llegó al Congreso porque el 18 de enero de 2015 fue encontrado muerto con un disparo en la cabeza en su departamento de Puerto Madero.

 

La calidad cinematográfica se ve desde el primer momento. Con el suave golpe de la música de fondo, una cámara acelera por la noche y se adentra en el lujoso Puerto Madero, entra en un departamento, muestra marcadores que se encuentran en papeles ministeriales sobre un escritorio, se dirige hacia el baño, mientras una llamada de servicio de emergencia interrumpe con la voz de una mujer que dice que encontró el cuerpo del fiscal Nisman.

 

Los otros protagonistas de la serie son la presidenta Cristina Fernández, la fallida fiscal de la causa, Viviana Fein y la policía de apoyo enviados al departamento de Puerto Madero, que solo contribuyeron a más especulaciones sobre lo que realmente sucedió esa noche sumado al hecho de que mucha evidencia fue pisoteada deliberadamente.

 

Finalmente, entra en escena el espía, que trabajaba para la Secretaría de Inteligencia (más conocida como SIDE), Antonio Jaime Stiuso, quien dijo tener evidencia “real” de lo que sucedió, pero se mostró reacio a hacer declaraciones a la fiscal y a los investigadores policiales del caso, se escondió durante algún tiempo, y más tarde apareció en Estados Unidos diciendo que tenía miedo de regresar a Argentina temiendo por su vida.

 

Además, hablan testigos clave entre los 50 entrevistados en total. Uno de ellos es el fallecido ex canciller Héctor Timerman. Webster trabajó cuatro años en la serie y logró imágenes de Timerman antes de la enfermedad y en la dolorosa parte final.

 

También aparecen Diego Lagomarsino, técnico de informática de Nisman, quien le dio al fiscal el arma que acabó con su vida; incluso el presidente Alberto Fernández, que fue consultado sobre la teoría acerca de qué sucedió con el fiscal y aseguró: “Hasta el día de hoy dudo de que se haya suicidado”.

 

 

Webster admitió que ha sido una de sus obras más desafiantes y complicadas de su vida.

 

En la película además incluye entrevistas con Oscar Parrilli, jefe de inteligencia por ese entonces y hombre de confianza de Cristina Fernández, y de la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, ex esposa de Nisman, entre muchos otros.

 

Desde el comienzo de la investigación, la teoría de que Nisman se había quitado la vida era predominante, pero Stiuso en sus apariciones erráticas señaló un crimen. Luego acusó al gobierno de la entonces presidenta Fernández de obstruir deliberadamente la investigación.

 

En otras palabras, la trágica muerte de Nisman sigue siendo un enigma y por momento un dilema que ahora enfrenta un nuevo giro. En efecto, durante el Gobierno de Mauricio Macri, Gendarmería presentó un informe científico detallado sobre por qué fue un homicidio y no un suicidio, pero ahora con el cambio de gobierno y bajo la influencia de CFK, la recientemente nombrada ministra de Seguridad, Sabina Frederic, exigió una nueva evaluación de la Gendarmería en el caso porque desconfía de los hallazgos.

 

“El fiscal, el presidente y el espía” es una coproducción con Justin Webster Productions, Fasten Films, Movistar, ZDFinfo, Netflix y DR, con el apoyo de Creative Europa MEDIA.