Trotta y Baradel, con un discurso alineado

14 de enero, 2020

La paritaria docente, la negociación salarial más trascendente y de mayor impacto político, parece encaminarse a un escenario de paz. El ministro de Educación, Nicolás Trotta, y uno de los máximos referentes sindicales del sector, Roberto Baradel, coinciden con argumentos a favor de salarios por encima de la inflación para los maestros, lo que llevaría a una eliminación de la cláusula gatillo que se estableció en el gobierno de Mauricio Macri. Lejos de la tirantez y el conflicto que dominó la gestión de Cambiemos, el panorama parece haber dado un viraje de 180 grados.

 

Baradel ayer hizo declaraciones que van en línea con la intención que imperaría en el Gobierno de eliminar de las negociaciones salariales el instrumento de la cláusula gatillo. “En un contexto en el que querían bajarnos el salario es que sirvió la cláusula, ya que permitió que eso no ocurra en los últimos años. Ahora, lo que pretendemos es ganarle a la inflación”, dijo el secretario general del Suteba, el gremio docente bonaerense más numeroso, en declaraciones a la agencia Télam.

 

“Es auspicioso que el Gobierno plantee eso (que los salarios le ganen a la inflación). Los docentes queremos mejorar el salario docente, no perpetuarlo en una foto”, agregó Baradel, en otra muestra de afinidad con el discurso oficial. El dirigente sindical docente ya había planteado, , su entendimiento con el gobierno, tanto a nivel provincial como nacional.

 

Trotta, que en un claro gesto a los gremios decidió reinstaurar la paritaria nacional docente, prometió que los sueldos del sector superarán el alza de precios, que según las estimaciones en 2019 fue del 55%. El índice oficial del año pasado se difundirá mañana.

 

El ministro planteó que el Gobierno quiere salarios por encima de la inflación. “Creemos que la estrategia tiene que ser de corto plazo, nos fijamos como objetivo frenar la inflación y este año los salarios le van a ganar a la inflación. Es un compromiso que asumió el presidente Alberto Fernández. Después, queda recuperar un poco de lo que se ha perdido en estos cuatro años”, dijo el fin de semana. La línea argumental coincidente entre el Gobierno y Baradel no deja resquicios para un inicio de ciclo lectivo conflictivo.

 

El cambio de clima en la relación entre los gremios docentes y los funcionarios quedó ejemplifica do ya hace casi un mes. Una de las primeras medidas de Trotta al frente del Ministerio de Educación fue anunciar el calendario escolar con 180 días de clases, en un encuentro en el que estuvo acompañado por funcionarios y referentes gremiales del sector.

 

Las paritarias comienzan a meterse en el calendario como una prioridad. Más allá del frente docente, gremios como el de los aceiteros y el de los bancarios serán los encargados de inaugurar las primeras discusiones salariales durante el mandato de Alberto Fernández. Pero el mayor interés del gobierno del Frente de Todos es comenzar las clases en término y sin conflictos en la mayor parte de las jurisdicciones del país.

Dejá un comentario