Tras pedir “milicias armadas”, Evo se retractó y dijo defender “la vida y la paz”

17 de enero, 2020

Evo Morales se retractó de sus dichos sobre la conformación de “milicias armadas” en Bolivia, declaraciones que habían motivado críticas opositoras en las que se solicitó que cesara su estatus de refugiado en Buenos Aires. El expresidente boliviano dijo que su convicción siempre fue defender “la vida y la paz”.

 

“Hace unos días se hicieron públicas unas palabras mías sobre la conformación de milicias. Me retracto de ellas. Mi convicción más profunda siempre ha sido la defensa de la vida y de la paz”, señaló Morales en una carta pública que difundió a través de su cuenta de la red social Twitter.

 

 

Días atrás, en declaraciones radiales, el exmandatario había subrayado: “Si de acá a poco tiempo volviera, hay que organizar -como en Venezuela- milicias armadas del pueblo”.

 

“No quiero que nada de lo que diga sea usado como un pretexto para perseguir y reprimir a mis hermanas y hermanos”, agregó en la misiva el expresidente de Bolivia. “Estoy convencido de que la paz solo puede ser alcanzada a través de una democracia plena, restableciendo el Estado de Derecho, con pleno respeto de los derechos humanos”, completó.

 

En su carta, Morales no se privó de criticar al gobierno provisional de Jeanine Áñez. Dijo sentir “un profundo dolor por lo que está pasando” en su país. Y enumeró una serie de “crímenes sin justicia”, como “el decreto de impunidad para las Fuerzas Armadas, las casas quemadas, los tribunales electorales incendiados, los presos políticos y la persecución sistemática”.

 

Según señaló el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, en una entrevista con radio La Red, “el Gobierno le ha pedido (a Morales) que sea prudente con sus declaraciones”. Añadió que “la condición de refugiado no debe ser usada para afirmaciones políticas más allá de lo mínimo e indispensable”. No obstante, aclaró que “en Bolivia hubo un golpe de Estado, y en este sentido es bueno que la Argentina abra los brazos”.

 

Satisfacción radical

 

La Unión Cívica Radical (UCR) fue uno de los partidos opositores que más fuertemente repudiaron a Morales. Con la marcha atrás del expresidente, el Comité Nacional celebró la decisión y, en un comunicado, afirmó que no insistirá con su proyecto parlamentario para quitarle la condición de refugiado.

 

“Desde el radicalismo valoramos la decisión de Morales, porque entendemos que la única salida de la crisis institucional que atraviesa el país hermano solo se logrará a través del diálogo y la paz”, expresó la UCR en su comunicado.

 

“Habiéndose retractado y no violando las obligaciones que le impuso la Argentina, la decisión de concedérselo (el estatus de refugiado) es del Gobierno, no de la oposición y, por tanto, de no producirse nuevos hechos de esta naturaleza la UCR no insistirá en el tratamiento del proyecto presentado (para quitarle esa condición)”, se subrayó en el texto firmado por el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, la vicepresidenta, Alejandra Lorden, y los presidentes de los bloques de Diputados y Senadores, Mario Negri y Luis Naidenoff.

Dejá un comentario