Tras la aprobación, el mercado se mantendrá expectante a las próximas señales

30 de enero, 2020

mercado acciones merval

Tal como se esperaba, el proyecto de ley para la reestructuración de la deuda pública, que el Gobierno envió la semana pasada al Congreso, obtuvo ayer media sanción en la Cámara de Diputados por amplísima mayoría (224 votos a favor y sólo dos en contra más una abstención, además de 29 ausencias). Por lo tanto, el proyecto pasará a la Cámara Alta, donde será debatido el 5 de febrero y se descuenta que también será aprobado, ya que en ese recinto el oficialismo tiene más bancas.

 

“Más allá de la aprobación, que obviamente era esperable, lo notable es la baja cantidad de votos negativos y de abstenciones. Esto lo que muestra es que no sólo el oficialismo quiere delegar al Ministerio de Economía para que renegocie la deuda, sino también la oposición. A pesar de lo esperable, el nivel de acompañamiento que obtuvo el proyecto de ley podría llegar a repercutir positivamente”, estimó ante El Economista Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina.

 

El especialista remarcó que esta unanimidad será tomada de forma positiva por el mercado, porque refleja que “hay un consenso a nivel nacional de que hay que reestructurar la deuda y de que, por lo menos por ahora, la oposición en general no está bloqueando los proyectos de deuda, sino que parecería que, desde lo legislativo, está acompañando al oficialismo, por lo menos para comenzar las negociaciones”.

 

No obstante, señaló que la aprobación de esta ley ya estaba asumida por el mercado. “Eso explica la suba del riesgo país durante las últimas semanas, porque el Gobierno cambió la estrategia y pasó a adoptar un caracter más agresivo, luego de haber sido un poco más ‘benevolente’ en un primer momento, buscando reconstruir la relación”, indicó Rajnerman, en base a la mala imagen que tiene el actual oficialismo ante los mercados financieros.

 

Por su parte, el analista financiero Christian Buteler señaló que la media sanción del proyecto de ley es un paso formal: no había expectativas negativas al respecto. “Por lo tanto, el mercado no tendría por qué tomarlo mal, pero tampoco esto va a disparar una suba de bonos y demás”, afirmó Buteler en diálogo con este diario.

 

“Yo creo que lo que el mercado está esperando es conocer cuál va a ser la oferta del Gobierno para saber qué chances hay de parte de los inversores de que acepten o no”, consideró el especialista, al tiempo que destacó que será fundamental lo que hará en los próximos días el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, respecto a la deuda provincial. “Creo que ese va a ser un driver importante para determinar el movimiento del mercado la próxima semana”, estimó.

 

Respecto a los contenidos del proyecto de ley, el economista Matías Carugati describe que el mismo plantea ciertos criterios de renegociación, pero muy generales, lo cual “es entendible porque no se van a poner todavía las cartas sobre la mesa cuando la negociación está en curso. Lo que se busca con esto es tratar de darle al Poder Ejecutivo las herramientas para renegociar la deuda en ley extranjera”.

 

No obstante, en cuanto a la deuda, señala que todavía hay muy pocas precisiones. “No se sabe mucho cuáles son las bases de trabajo. El Gobierno dice que primero quiere renegociar la deuda para después presentar un plan económico, pero desde el lado de los acreedores muchos están pensando en cómo van a renegociar la deuda si aún no conocen cuál es el plan económico. Hay una especie ahí del dilema del huevo y la gallina”, graficó Carugati.

 

“Y en el medio de todo esto, está lo que pasa con la provincia de Buenos Aires, que le pone un poco de ruido a todo el marco general en lo concerniente a la deuda. Ciertamente, esta situación no es agradable. Por algo el riesgo país se mantiene alto, los bonos han caído bastante, y ahora además se produce este ruido”, sostuvo el economista.

 

Sin embargo, de acuerdo con Carugati, está todavía dentro de los marcos temporales que se ha impuesto el propio Gobierno en cuanto a la negociación. “Habían dicho que en el transcurso del verano iban a negociar… Todavía hay tiempo, pero a medida de que se extiendan las negociaciones y sobre todo que no haya ningún tipo de detalle sobre como van estas negociaciones o cual podrían ser el plan económico, obviamente que la incertidumbre se va a mantener y eso no es positivo para la economía”, afirmó.

 

“Cuanto más se demoren en arreglar el tema de la deuda, más tarde va a ser el despegue de la economía, si es que logra arrancar finalmente, y obviamente esto en algún momento, aunque no por ahora, le va a ir costando reservas internacionales al país”, advirtió Carugati.

 

Ruido

 

El “ruido” al que hacen referencia los especialistas es la negociación que atraviesa la provincia de Buenos Aires respecto al bono provincia 2021 (BP21), el cual tenía previsto un vencimiento de capital por US$ 275 millones para el pasado 26 de enero, pero que Kicillof le propuso a los acreedores postergar para el 1 de mayo.

 

Tras la negativa de la semana pasada por parte de los tenedores del BP21, el gobernador bonaerense extendió el plazo hasta mañana para que los acreedores confirmen su decisión. Ante las bajas expectativas de un cambio de postura por parte de los bonistas, Kicillof se vio forzado a replantear su propuesta y el lunes ofreció anticipar el pago de los intereses para intentar convencerlos.

 

La nueva oferta de Kicillof se basa en su bajo nivel de adhesión: según indicó el lunes el ministro de Economía, Martín Guzmán, en su viaje a Nueva York, el gobernador bonaerense estaba logrando una adhesión de apenas el 26% de los tenedores del bono, mientras que necesita la aceptación de más del 75% para posponer el pago y no caer en default.

 

Sin embargo, hay dudas de que la nueva propuesta de la provincia de Buenos Aires logre el efecto esperado sobre los bonistas: según especialistas consultados por este medio, se prevé que la oferta no cambiará mucho la postura de los inversores.

 

Dejá un comentario