Todo muy chiquitito, lejos de todas las subas mundiales

3 de enero, 2020

Wall street bolsa mercados EEUU PIB trump

Por Luis Varela

 

Mientras encuestas de opinión pública parecen mostrar que la población tiene bastante paciencia y está dispuesta a darle tiempo a Alberto Fernández para salir del embrollo en el que quedó la economía argentina tras la administración de Mauricio Macri, el arranque que tuvo el mercado en 2020 parece decir lo contrario.

 

Los mercados externos, especialmente los latinoamericanos, tuvieron ayer la primera rueda del año con cotizaciones de fiesta, con subas muy firmes tanto en acciones como en bonos, pero los títulos de Argentina, tanto los públicos como los privados, mostraron volúmenes de negocios reducidos y cotizaciones apuntando a la baja.

 

Una recorrida por los operadores parece indicar que todos tienen paciencia para que el ministro Marín Guzmán siga dialogando con el Fondo Monetario Internacional y con los Fondos de Inversión privados, para lograr una renegociación de la deuda, pero al mismo tiempo entienden que el método tomado para frenar la explosión nos ha metido en una pequeña caja de zapatos que nos terminará ahogando.

 

De hecho, debido a las necesidades de efectuar pagos de fin de año permitieron que “el chiquitaje” siguiera teniendo dólares ofrecidos y precios en baja en el mercado del dólar blue, pero todos los tipos de cambio regulados están congelados, con una inflación que está rodando ahora al 5% mensual, con dólares libres (mep y contado con liquidación) aún hacia arriba.

 

Ayer, en el primer día del año, el dólar turista siguió en la zona de los $ 81,90 pero el dólar mep (dólar bolsa), el único ciertamente libre, siguió afirmándose con una suba del 2,9% hasta $ 74,51. Y el contado con liquidación subió 65 centavos, hasta $ 75,06.

 

Mientras tanto, el dólar oficial bajó un centavo hasta 62,98 pesos, el blue cedió $ 1,50 hasta $ 77 y el dólar mayorista bajó 16 centavos hasta $ 59,82, con una suba de US$ 59 millones para las reservas del BCRA que ahora llegan hasta US$ 44.837 millones.

 

Y en esto de las reservas hay cierta inquietud, porque el Gobierno sigue tomando dólares de todas las cajas, anuncia que está realizando todos los pagos de la deuda hasta que se pacte una renegociación acordada: dijo puntualmente, con nombre y apellido, que pagó los bonos Discount y Centenario, pero los dólares físicos todavía no llegaron a las cuentas de la Caja de Valores (veremos si hoy o mañana se concreta esa transferencia y sólo se trató de una demora de plazos cortos).

 

En el exterior, mientras tanto, el dólar subió 0,7% contra la libra, 0,4% contra el euro y 0,2% contra el real, pero bajó 0,1% contra el yen, 0,3% contra el mexicano y 0,4% contra el chileno. Al tiempo que en el mercado local, medidos en pesos, la libra subió 11 centavos hasta 78,60, el real bajó 4 centavos hasta 14,86 y el euro bajó 26 centavos hasta 66,82.

 

Y con todo esto, la brecha entre el dólar oficial y el dólar blue bajó hasta el 22,3% pero la distancia entre el ccl y el mayorista se estira hasta el 25,5%. Desde el lado de la autoridad monetaria, el Banco Central les siguió pagando a los bancos 55% anual por las Leliq. Y la tasa de los plazos fijos siguió bajando: los bancos pagaron 38% por plata chica y 40% por plata grande.

 

Con todo ese marco, el mercado de bonos estuvo híper selectivo y muy diversificado. El 80% de lo operado en bonos se transó en siete papeles: AY24 33%, TO21X 16%, AF20 12%, AF20X 6%, TC20 6%, A2M2X 4% y DICY 4%.Y, con buen volumen, hubo una mínima baja promedio para los títulos públicos argentinos. Pero con subas del 5% al 32% para los bonos A2M2X, AA37X, AA25C, PAY0D, TC20Z, AF20X, PARYX, A2M2 y AF20. Y bajas del 5% al 8% para los bonos A2E7D, PARAD, DICAC, AO20C, A2E7, AO20D, AA22, DICAD, AY24D, A2E2D y TC21.

 

Las bolsas del mundo, mientras tanto, tuvieron una gran apertura de año: la de Nueva York tuvo subas del 0,8% al 1,4%, con muchos preguntándose en qué momento se pinchará. También hubo un salto del 2,5% en la Bolsa de San Pablo y del 2,1% en la de México.

 

En la Bolsa porteña, con desconfianza por la efectividad de mediano plazo para el cepo cambiario, hubo menos negocios ($ 606 millones) y el índice Merval operó con una baja del 1,3%, a contramano de todas las subas mundiales.

 

El 80% de lo operado en acciones se transó en once papeles: YPF tuvo el 28% de los negocios y Pampa E el 10%, con Comercial del Plata acumulando el 6% y Galicia desaparecida. En los extremos, hubo suba del 12,8% para Tglt y alzas del 4% al 6,6% para Cablevisión, Molinos, Phoenix, Mirgor, Gas Natural y Agrometal. Al tiempo que se vieron caídas del 3% al 6,3% para Grimoldi, Edenor, Loma Negra, Polledo, Supervielle, Telecom, Patagonia, Cresud, ByMA, Central Puerto y Aluar.

 

Mientras que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York se mostraron mixtos, con subas del 1% al 3,2% para Ternium y Globant y con bajas del 2% al 6,4% para Irsa P, Irsa I, Edenor, YPF, Cresud, Telecom, Pampa E y TGS.

 

Finalmente, en commodities, el año arrancó con tendencias muy desiguales. Hubo suba del 0,6% para el petróleo hasta US$ 61,15 por barril. Los metales preciosos estuvieron firmes: la onza de plata subió 0,8% y el oro ganó 0,5%. Los metales básicos actuaron mixtos: el níquel subió 1,3%, el cobre mejoró 0,6% y hubo una baja del 0,2% para el aluminio. En Chicago hubo suba del 0,1% para la soja, del 0,3% para el trigo y del 1% para el maíz. En Rosario la soja saltó 8,5%, el trigo subió 1,2%, el maíz mejoró 0,7% y el girasol bajó 2,2%. Y por último, hubo un derrumbe del 2,9% para el Bitcoin, con caídas de hasta el 5% para el resto de las criptomonedas.

Dejá un comentario