Río Cuarto, el nuevo laboratorio peronista

22 de enero, 2020

Si Marcos Juárez, en el este cordobés, significó la plataforma de lanzamiento de Cambiemos, allá por septiembre de 2014, cuando el sello opositor todavía no se había creado, el peronismo espera que Río Cuarto sea el paso siguiente para cerrar heridas, buscar la unidad a nivel provincial y consolidarla a nivel nacional. El 29 de marzo, en la segunda ciudad en cantidad de habitantes y poderío económico, elige a intendente, en una de las pocas elecciones del año, y se jugará bastante más que la conducción del ejecutivo local.

 

El jefe comunal Juan Manuel Llamosas, vinculado al espacio del gobernador Juan Schiaretti, ya adelantó que va por la reelección. La novedad es que tendría el apoyo de los sectores que tomaron distancia de Schiaretti tras su decisión de mantenerse prescindente en las presidenciales y del kirchnerismo. El Frente para la Victoria había presentado candidato propio hace cuatro con una suerte bastante esquiva. En esta oportunidad, desde Casa Rosada y desde el Instituto Patria coinciden en la necesidad de no dividir votos.

 

Schiaretti visitó Casa Rosada la semana pasada con el financiamiento del déficit de la Caja de Jubilaciones como objetivo. Lo recibió Wado de Pedro, ministro del Interior y dirigente de La Cámpora. Y, más allá de los números, avanzaron en un mayor entendimiento político, que debería ser coronado por un encuentro del gobernador con el presidente Alberto Fernández. De todos modos, esos pasos adelante no implican acuerdo sellado. Schiaretti es receloso de la influencia de Nación e intenta mantener márgenes de autonomía. Eso que en su provincia llaman cordobesismo. Más allá de que son mayoría los dirigentes de su espacio que promueven una confluencia con todo el peronismo.

 

“En 2023 podemos estar juntos o no”, señaló por su parte el senador nacional Carlos Caserio, más distante de Schiretti y como mensaje al gobernador. “Si el peronismo de Córdoba sigue aislándose y pensando que no tiene que interrelacionarse con nadie a nivel político nacional, evidentemente lo más probable es que sigamos nuestro camino, esto es una definición que tenemos”, agregó el dirigente en declaraciones a la prensa local.

 

Schiaretti visitó Casa Rosada con el financiamiento del déficit de la Caja de Jubilaciones como objetivo.

 

En cuanto al kirchnerismo se repetiría la estrategia de la elección provincial de junio pasado, que dejó al espacio sin candidatos propios, permitiendo la consolidación de Schiaretti, pero a su vez dando mensajes de unidad, que a la postre resultaron eficaces a nivel nacional.

 

En Juntos por el Cambio también se piensa en la unidad. Hasta ahora, el radicalismo tenía su candidato y el PRO el suyo. Pero desde el macrismo nacional le bajaron el pulgar a Manuel Betorz para que el partido apoye a Gabriel Abrile, el postulante de los socios políticos. El sector considera que puede dar el batacazo contra el peronismo unido, en una ciudad, no obstante, en donde Mauricio Macri sacó casi el 45% en las presidenciales de octubre pasado.

 

Dejá un comentario