Presidente chino dijo que “es grave” la situación por el coronavirus que ya llegó a EE.UU., Europa y Oceanía

26 de enero, 2020

Según la Comisión Nacional de Salud de China, 56 personas murieron a causa del brote de una cepa de coronavirus que se originó en Wuhan, China.

 

El presidente chino, Xi Jinping, dijo ayer que la situación en su país es “grave” porque la epidemia de coronavirus 2019-nCoV se está “acelerando”, en un contexto donde hasta ahora murieron 56 personas, hay 1.975 diagnosticadas con la enfermedad y se confirmaron los primeros casos en EE.UU., Europa y Oceanía.

 

Para hacer un balance de la crisis, el presidente chino reunió un comité de emergencia de los líderes del gobierno, y si bien aseguró que el país es capaz de “vencer esta batalla”, admitió que “la epidemia se acelera” y, por lo tanto, es necesario multiplicar los esfuerzos.

 

La embajada de Estados Unidos en Beijing anunció planes para evacuar a su personal del consulado de Wuhan y algunos ciudadanos privados en un vuelo chárter de capacidad limitada desde la ciudad a San Francisco el martes.

 

El primer caso en Canadá fue confirmado por funcionarios de salud el sábado después de que un paciente presentara síntomas en Toronto.

 

En Francia, el ministro de Salud del país, Agnès Buzyn, dijo el viernes que dos pacientes fueron hospitalizados en París con la enfermedad respiratoria. El otro caso es en la ciudad suroccidental de Burdeos. Habían regresado de un viaje que tuvo una parada en Wuhan.

 

Tanto Australia como Malasia confirmaron sus primeros casos del virus el sábado, y Japón confirmó el tercero.

 

Dos personas en los EE.UU. hasta ahora han sido diagnosticadas con la enfermedad, una en Washington y otra en Illinois. Desde ese momento, comenzaron a revisar pasajeros en los aeropuertos de San Francisco, Nueva York, Los Ángeles, Atlanta y Chicago.

 

La cantidad de casos confirmados en China ha aumentado a casi 1.975, según la Comisión Nacional de Salud del país, mientras en Hong Kong cerraron todas sus escuelas durante dos semanas, y Wuhan prohibió el uso de autos en las áreas del centro.

 

Ante esta situación, las celebraciones del Año Nuevo Chino, fueron prácticamente anuladas para 56 millones de personas en ese país.

 

El cordón sanitario dispuesto por el gobierno se extendió a 18 ciudades en la provincia de Hubei, donde comenzó a expandirse el virus, con restricciones que incluyen el cierre de conexiones de transporte público y el acceso a las autopistas.

 

 

Y desde el lunes regirá la suspensión de los tours organizados hacia el exterior, mientras que desde el viernes está en vigencia la prohibición de las visitas turísticas por el interior del país.

 

Los síntomas del nuevo coronavirus, denominado 2019-nCoV por la Organización Mundial de la Salud (OMS), son en muchos casos parecidos a los de un resfriado, pero pueden venir acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y disnea (dificultad para respirar).

 

Por su parte, la OMS optó este jueves por no declarar de momento una emergencia internacional ante el brote, aunque pidió a China que “aumente la vigilancia” ante una epidemia “de alto riesgo regional y global”.

 

Dejá un comentario