Por tributos extra en puertos bonaerenses, bajará competitividad

15 de enero, 2020

Por tributos extra en puertos bonaerenses, bajará competitividad

Por Catalina Bontempo

 

Representantes del agro reclaman que el aumento en los costos de los puertos, por la nueva normativa de la provincia de Buenos Aires, perjudicará a la cadena productiva del sector en más de un frente. Advirtieron que la Ley Impositiva, que fue sancionada con modificaciones, provocará un aumento en los insumos, deteriorará los términos de intercambio y le quitará competitividad a los puertos bonaerenses.

 

La normativa prevé, para el ejercicio 2020 y con carácter extraordinario, un incremento en el impuesto sobre los Ingresos Brutos, que es adicional al monto por la aplicación de la alícuota prevista para algunas actividades. El tributo es mensual y establece que por tonelada de mercadería se abone $47 para carga, $139 para descargar y $23 para remover.

 

“El campo está siendo muy perjudicado y está enfrentando un escenario complicado”, sostuvo Matías de Velazco presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap). El dirigente explicó que el aumento en las tasas portuarias sube los costos y empeora la competitividad de los productores. “El problema es que todo se encarece y esto perjudica al productor”, agregó.

 

Para el dirigente la situación del campo empeoró desde el 10 de diciembre. De Velazco además apuntó contra la situación general del sector: “Hubo un fenomenal aumento de retenciones a nivel nacional, y luego vino el tema provincial, con los aumentos en el Impuesto Inmobiliario y las tasas municipales”.

 

Luego explicó que este tipo de impuestos se trasladan en la cadena y “las termina pagando el productor”. Además, señaló que “la sumatoria de las acciones del Estado, perjudican al sector y le quitan capital, que es el dinero que se usa para invertir y emplear gente. “Es el movimiento que hace el productor lo que dinamiza a los pueblos del interior y los mantiene vivo. Con estas medidas le quitan masa de dinero”, enfatizó.

 

Por su parte, Mariano González Martínez, representante de los productores primarios de mercaderías en el Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca, cuestionó al nuevo impuesto y afirmó que deteriorará en los términos de intercambio de los productos agropecuarios, “porque va a suponer un costo agregado en las compras de fertilizantes y de otros insumos”. Además, se mostró preocupado porque el impuesto “se componga en cascada sobre las distintas etapas de carga y descarga de productos que entran y salen de los puertos”. El ejecutivo dio como ejemplo fertilizantes que se cargan en el puerto San Pedro y luego se descargan en el de Bahía Blanca. “¿Van a recibir una doble tributación?”, se preguntó.

 

Por otro lado, desde la Bolsa de Cereales y Productos de Bahía Blanca (BCP) aseguran que el incremento en el impuesto “podría impactar sobre la rentabilidad de los productores por medio de los rindes de indiferencia y márgenes brutos”. De esta forma, aseguraron, se reducirá el precio percibido por el productor, a la vez que incrementarán los costos de los insumos, lo que podría impactar de forma negativa en el paquete tecnológico aplicado a la producción.

 

“El fertilizante repercute directamente sobre el rinde, todos los márgenes están comprometidos. Por algún lado el productor se terminará ajustando y es toda la cadena la que pierde”, sentenció Eugenia Rul, economista de la Dirección de Estudios Económicos de la BCP. Además, la especialista añadió que no se están cuidando a las economías regionales, que se canalizan a través de contenedores, y explicó que la nueva alícuota no diferencia la carga a granel de la que va por contenedor.

 

El sector no sólo advierte sobre los efectos negativos en los productores, sino también sobre la posibilidad de que se genere una migración de cargas hacia otros puertos de otras provincias que no imponen esta tributación extra.

 

Desde la BCP detallaron que la nueva normativa afecta no sólo a la región, sino a toda la provincia. “Habrá una pérdida de competitividad de los puertos bonaerenses, que ya tienen un esfuerzo enorme para conseguir carga. Si a eso le sumás un costo adicional que otros puertos no tienen, tendremos más problemas y quedaremos en una situación de desventaja y vulnerabilidad importante”, agregó Rul, quien adelantó que puede llegar a haber recortes en los puestos de trabajo de los puertos. “Hablamos con diferentes referentes y nos explicaron que los márgenes de las distintas terminales también son ajustados, y por algún lado van a recortar. Se puede recortar por calidad de producto o puestos de trabajo”, completó.

 

Dejá un comentario