Miércoles, Día-D para la propuesta de Kicillof

20 de enero, 2020

kicillof bono

Ayer, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, aseguró que los acreedores del bono BP21 “entienden bien la solución” que presentó su administración cuando propuso prorrogar hasta el 1º de mayo el pago de un vencimiento de capital que estaba previsto para el 26 de enero.

 

“Los acreedores entienden bien la solución que le presentamos. Este año la provincia (de Buenos Aires) tiene US$ 2.900 millones de vencimientos de deuda. Nosotros aclaramos que hay cuestiones y prioridades que vamos a atender, porque no dejaremos a los sectores que la están pasando tan mal sin alimentación, sin cuestiones básicas y con las escuelas rotas”, afirmó Kicillof ante el blog del periodista Horacio Verbitsky.

 

Asimismo, dijo que tiene la voluntad de cumplir con los vencimientos de deuda, aunque “con un esquema o perfil mejor armados”. “La única salida es volver a crecer, porque si la economía se expande vamos a recaudar más fondos que nos van a permitir atender las necesidades para las cuales estamos acá por designio y la voluntad de los y las bonaerenses”, planteó.

 

“Sobre esa base, lo que estamos diciendo es que hay que ir hacia otra solución. Es lo mismo que está diciendo hoy la Nación respecto de la deuda”, aseguró Kicillof, en referencia a la propuesta que planea llevar adelante el gobierno de Alberto Fernández.

 

Ante esta situación, varios analistas económicos señalan que la Nación deberá interceder para darle un auxilio financiero a la provincia más importante del país, al tiempo que consideran arriesgado “dejar caer” a este distrito mientras el Gobierno nacional negocia la deuda soberana e intenta estabilizar las variables nominales. No obstante, la semana pasada el ministro de Economía, Martín Guzmán, descargó una ayuda por parte de la Nación, lo cual fue ratificado posteriormente por Fernández.

 

“En el caso de que la provincia de Buenos Aires no consiga llegar a un acuerdo con el 75% de los acreedores, la coordinación con la Nación para adelantar recursos que permitan aminorar la carga hasta el segundo semestre del año será fundamental hasta conciliar una negociación con los acreedores a nivel nacional, que permita reordenar prioridades dentro de las cuentas fiscales”, señalaron desde Invecq.

 

El gobernador de la PBA aseguró que tiene voluntad de cumplimiento, aunque “con un esquema o perfil mejor armados”.

 

En un informe, la consultora señala la situación de este distrito resulta “crítica en los desafíos que tiene por delante”. No obstante, estima que en el corto plazo parece evitable caer en un default y remarca que será necesario impedir que esto suceda. “Si bien el cambio de composición de moneda de la deuda y los posteriores compromisos generan un desafío hacia adelante, la declaración del default complicaría los pagos que la provincia de Buenos Aires debe realizar en el mediano plazo”, advirtieron.

 

De acuerdo con Invecq, la situación actual de la provincia que gobierna Kicillof no es “nominalmente preocupante” en materia de stock, aunque sí aumentó considerablemente su peso sobre el PIB a partir de la notable baja: al cierre de 2015, la provincia de Buenos Aires contaba un stock total de deuda de US$ 11.204 millones, que representaba 5,9% del PIB. Si a este se la adiciona la deuda flotante, que es de unos US$ 1.842 millones compuesta por deudas al Bapro, proveedores y municipios, asciende a 6,9% del PIB. Actualmente, el total de esa deuda se encuentra en torno a US$ 11.160 millones, lo que implica 9,1% del PIB.

 

Recientemente, se supo que la provincia de Chubut intentará postergar los pagos del bono PUL26, aunque, al igual que en el caso de la provincia de Buenos Aires, deberá obtener la aprobación del 75% de los acreedores para concretar dicho postergamiento sin caer en default.

 

“Las provincias que no puedan cumplir con los vencimientos como se encuentran estipulados deberán buscar una reestructuración o recurrir a un salvataje del Gobierno Nacional (faltante de pesos, porque la deuda provincial en general es externa y ley extranjera, por lo que tienen acceso al mercado de dólar oficial)”, indicaron desde el estudio Fernando Marull y Asociados.

 

Según este estudio, la situación financiera general de las provincias no estará tan comprometida. “La provincia de Buenos Aires, en cambio, resulta la excepción en todo sentido: su situación financiera en 2020 es ajustada, es poco probable que pueda acceder a un bailout y una eventual reestructuración replique a la de Nación. Así, no sorprende el comportamiento de los bonos cortos: la mayoría de las provincias rinde menos que el soberano; PBA, en cambio, se ubica bien por encima”, señalaron.

 

Dejá un comentario