Los aumentos por sumas fijas ganan terreno

21 de enero, 2020

Los porcentajes, a la hora de hablar de aumentos salariales, no parecen ser del agrado del Gobierno del presidente Alberto Fernández, al menos en sus primeros pasos. La estrategia de otorgar incrementos por medio de sumas fijas se perfila como la preferida. Los anuncios de esas sumas para estatales y privados tendrán su correlato en las jubilaciones, según confirmó ayer el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Y, con las expectativas que se generan a principio de año con las negociaciones paritarias, toma importancia el respaldo que Carlos Acuña, uno de los líderes de la CGT, le dio a esa herramienta que viene aplicando el Gobierno.

 

“La movilidad jubilatoria continúa, los aumentos se van a dar en suma fija porque lo que estamos armando es una nueva fórmula”, subrayó ayer Cafiero, en declaraciones que formuló a El Destape Radio. Añadió que ese aumento por un monto determinado “representa una política que principalmente beneficia o incide mucho más en el segmento más bajo”.

 

El ministro coordinador afirmó, además, que buscan “achatar” la pirámide jubilatoria para reducir la distancia entre los haberes previsionales más altos y los mínimos. “Nosotros queremos tener una política en la que haya cierta equidad entre las jubilacio nes de los que más ganan y de los que menos ganan, el mundo está yendo a eso. No puede haber jubilados con sueldos de 300 mil pesos o de 14 mil pesos”, aseveró.

 

“La movilidad jubilatoria continúa, los aumentos serán en suma fija. Estamos armando una nueva fórmula”, dijo Cafiero.

 

Tras las decisiones oficiales de aumentar $4.000 a estatales y privados, falta constatar si esa estrategia de suma fija se replica en las negociaciones salariales de los distintos sindicatos. Por el momento, los primeros pasos de la movida política tuvieron buena recepción cegetista. Carlos Acuña –uno de los líderes de la CGT junto al titular de Sanidad, Héctor Daer– se mostró hace unos días de acuerdo con el otorgamiento de sumas fijas. “Favorece a los que menos ganan, es lo que se necesita”, opinó sobre esa estrategia. Remarcó que la central obrera la apoya, pero “siempre y cuando se permita que, en aquellos sectores en los que se pueda discutir la posibilidad de mejorar el salario, eso se haga”.

 

El sector empresario es el otro involucrado en esta discusión y también mostró algunas señales favorables, por lo menos en declaraciones. Sin mayores definiciones aún sobre el tema, el punto sobre el que sí hay mayores certezas es el pedido de “moderación” en algunos sectores productivos.

 

“Esperamos moderación. Los salarios mejoran el nivel de consumo pero tiene que poder ser pagados por las pymes y los empresarios. Si se producen incrementos que no pueden ser afrontados estamos en un problema mayor”, señaló ayer en declaraciones radiales Daniel Funes de Rioja, presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) y vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA).

 

En una sintonía por ahora alejada de la idea de establecer aumentos por sumas fijas se encuentra el gremio de los camioneros, encabezado por Hugo Moyano. Ese sector logró que ciertas empresas firmaran el pago de un plus salarial de fin de año de $20.000, pero por estos días está en plena negociación paritaria con la cámara empresarial del sector, la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac). El sindicato de los Moyano pide el 33% de aumento por seis meses y, por ahora, no hay acuerdo.

Dejá un comentario