La salida no es Ezeiza: la salida es la tecnología

20 de enero, 2020

Por Augusto Salvatto (*) y Mateo Salvatto (**) 

 

Para la gente de nuestra generación,– y probablemente también para otras en su momento – se volvió una costumbre escuchar consejos como: “Vos que todavía podés, andate del país”, “este país no tiene arreglo”, “la salida es Ezeiza”, y tantas otras frases hechas que hacen referencia a la misma idea de que sólo nos puede ir bien lejos de Argentina.

 

La movilidad laboral es una de las características del trabajo del futuro, y con las enormes posibilidades que ofrece un mundo hiperconectado, se hace cada vez más sencillo viajar, estudiar o vivir en otro país, lo cual lejos de ser un problema es una enorme ventaja del mundo en que vivimos. Pero Ezeiza no tiene por qué ser solamente la salida, sino que debemos trabajar para que sea cada vez más la entrada de profesionales de todo el mundo.

 

¿Por qué apostar por Argentina?

 

Si bien en Occidente endiosamos la racionalidad, la mayoría de las decisiones que tomamos no se basan en cálculos racionales, sino que más bien en el instinto, o las emociones. Y esa es la principal razón por la que nosotros elegimos quedarnos y apostar por Argentina. No es una actitud altruista ni ejemplar, sino más bien una elección personal irracional basada en un profundo amor por el país. Respetable, al igual que cualquier otra, ya que todos deben tener la libertad de encarar su proyecto de vida donde se sientan cómodos y felices.

 

Pero el punto que queremos remarcar es que, a diferencia de lo que mucha gente piensa, Argentina todavía puede ser el país de oportunidades que alguna vez fue, y está muy lejos de ser ese rincón austral y olvidado sin futuro que algunos perciben. Y esto no es una simple pretensión irracional, sino que se basa en elementos de la realidad argentina que muchas veces ignoramos.

 

Argentina es el país latinoamericano con mayor cantidad de unicornios (empresas valuadas en más de US$ 1.000 millones) per cápita, muy por delante de Brasil, Colombia y México. Los seis unicornios argentinos superan incluso a los tres que tiene España y los cuatro de Francia, y empresas como Despegar, MercadoLibre, Globant, OLX, Techint o Ualá, nacidas y dirigidas por el talento argentino, están a la vanguardia del desarrollo tecnológico no solo en la región, sino también en el mundo. El campo argentino es un ejemplo de una industria eficiente a nivel global y sus innovaciones tecnológicas son estudiadas en las universidades más prestigiosas. Según The Economist, la Ciudad de Buenos Aires compite palmo a palmo con Santiago de Chile por ser la más segura de América Latina y la Universidad de Buenos Aires (UBA) es la mejor de la región según distintos rankings internacionales.

 

No se trata de negar los enormes problemas que tenemos como país, sino más bien de reconocer que a pesar de todos ellos, tenemos la capacidad de superar los desafíos que se nos presentan, si nos lo proponemos. Nuestro principal enemigo somos, y casi siempre hemos sido, nosotros mismos. Si miramos al mundo, veremos que somos privilegiados en recursos naturales y capital humano, y tenemos una ausencia casi total de conflictos territoriales, étnicos, religiosos o demográficos.

 

Pero, aun así, parecería que nos esforzáramos por no tener un proyecto de desarrollo a largo plazo coherente y por pelearnos entre nosotros por cuestiones absurdas entendiendo la política como un cuento infantil en el cual los buenos luchan contra los malos, mientras el resto del mundo se dedica a crecer tirando todos para el mismo lado. Si aquellos que queremos que esto cambie no nos quedamos a controlar y a exigirle a la clase política que esté a la altura de las circunstancias les estamos entregando nuestro futuro a quienes ya han demostrado no saber qué hacer con él.

 

La salida es la tecnología

 

Ante los acelerados cambios tecnológicos que vive el mundo, apostar por la tecnología no sólo puede ayudar a sacar al país adelante, sino que puede posicionarnos como un referente en economía del conocimiento, innovación, y desarrollo tecnológico, para volver a ser un país de oportunidades.

 

La cuarta revolución industrial nos pone ante una disyuntiva, no sólo como ciudadanos individuales sino también como país: Ser víctimas o beneficiarios. El desafío es muy grande, y los costos de fallar podrían ser enormes, al igual que las oportunidades. Para aprovecharlas es fundamental que sindicatos, establecimientos educativos, grandes empresas, pymes, y especialmente el Estado, sean conscientes de que retrasar la transformación digital es sinónimo de suicidio para un país que además cuenta ya con tres cuartos de la población bajo la línea de la pobreza.

 

Argentina necesita urgentemente una reorganización del sistema educativo que permita capacitar a los alumnos en las habilidades del futuro, y un plan desarrollado por todos los sectores y partidos para encarar la transición del país a una economía basada en el conocimiento y las nuevas tecnologías. De hacerlo, las oportunidades para el país son enormes y lo más probable es que Ezeiza se vuelva a llenar, pero en el sector de arribos.

 

Esa es la gran batalla que tenemos que dar los argentinos.

 

(*) Politólogo y docente (UCA)

(**) Creador de Háblalo y Fundador de Asteroid Technologies