La PBA confía en que acordará con los acreedores

24 de enero, 2020

Finanzas - Axel Kicillof, gobernador bonaerense

El ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica de la provincia de Buenos Aires, Augusto Costa, se mostró ayer confiado en que la provincia que gobierna Axel Kicillof podrá solucionar la situación con los tenedores del bono BP21, el cual tiene un vencimiento de capital previsto para el 26 de enero, pero que Kicillof propuso postergar para el 1 de mayo.

 

“Antes de que asumiera Axel Kicillof, planteamos que la deuda que había dejado el gobierno de María Eugenia Vidal no era sostenible”, afirmó Costa en declaraciones radiales, a pesar de que dicho bono fue emitido en 2011, durante el gobierno de Daniel Scioli. “Doce mil millones de dólares de endeudamiento, el 82% nominada en dólares y con perfiles de vencimientos muy cortos, no es sustentable”, aseguró el funcionario.

 

Costa analizó que el planteo del ministro de Hacienda de la provincia de Buenos Aires, Pablo López, y del gobernador Kicillof a los acreedores “es que se postergue el pago de capital porque la idea es pagar el interés para poder trabajar en una nueva estructura de la deuda que permita que sea sustentable”.

 

“Los acreedores solicitaron tener más tiempo para analizar la propuesta y poder expresarse. Ayer el gobierno de la provincia extendió el plazo hasta el 31 de enero”, describió Costa y expuso que la administración bonaerense tiene “la mejor voluntad”.

 

Además, sostuvo que el Ejecutivo provincial trabaja “en línea con lo que está haciendo Nación”, porque desea “pagar la deuda pero de una forma que no se comprometa la política pública”, porque están en medio de una “situación complicada” y deben “sacar la provincia adelante”.

 

“Si está pasando esto es porque la gobernadora Vidal se fue sabiendo que había un vencimiento muy pronto y no dejó los recursos para hacer frente a ello”, aseveró Costa, al tiempo que señaló: “Hay muchos escenarios posibles y confiamos en que vamos a poder solucionar esta situación”.

 

En tanto, los analista económicos estiman que los tenedores del bono terminarán aceptando la propuesta de Kicillof, quien les dio un plazo hasta el 31 de enero para que confirmen si deciden aceptar o no la propuesta de postergar dicho pago.

 

Los especialistas consideran que la negación de un auxilio financiero por parte del ministro de Economía, Martín Guzmán, se trata de una estrategia de negociación coordinada por ambas partes, en la cual ganará mucho más el gobernador bonaerense.

 

Prevén que Kicillof no ofrecerá algo nuevo para destrabar la negociación, pero que al día de la fecha límite los acreedores aceptarán, al ver que no habrá salvataje por parte de la Nación. Además, “a ninguno de los dos les sirve entrar en default”, aseguran.

 

Asimismo, advierten que sería muy arriesgado que la Nación “dejar caer” a la provincia de Buenos Aires mientras se negocia la deuda soberana y se trata de estabilizar las variables nominales. En este contexto, señalan, debería primar el “riesgo sistémico” por sobre el “riesgo moral”, en referencia a la idea de que si Buenos Aires es asistida, las otras provincias buscarán que hagan lo mismo con ellas.

 

Finalmente, en el caso de que no haya aceptación por parte de los acreedores, ante un tironeo de ambas partes, estiman que Guzmán va a tener que ceder y auxiliar a la provincia de Buenos Aires, porque es mayor alto el costo de aumentar el riesgo soberano y poner en riesgo una reestructuración de la deuda nacional, que el Tesoro saliendo a asistir a la provincia de Buenos Aires.

 

Dejá un comentario