La crisis climática ocupa los cinco primeros lugares del informe de riesgos del Foro Económico Mundial

16 de enero, 2020

Luego de un año de fenómenos meteorológicos extremos y con la creciente evidencia de calentamiento global, el Foro Económico Mundial presentó su reporte de riesgos, a una semana de la reunión en Davos, y por primera vez en 15 años, lo que más le preocupa a la élite del mundo es el medio ambiente.

 

Según el reporte, lo que más va a impactar a la humanidad durante la siguiente década son temas como temperaturas extremas, adaptación al cambio climático o el daño que se causará en el planeta con accidentes como derrames petroleros.

 

El reporte llega después de que ayer se publicara un análisis donde se confirma que 2019 fue el segundo año más caliente de la Tierra desde que se tiene registro.

 

Børge Brende, presidente del Foro Económico Mundial, dijo: “El panorama político está polarizado, el nivel del mar está aumentando y los incendios climáticos están encendidos. Este es el año en que los líderes mundiales deben trabajar con todos los sectores de la sociedad para reparar y revitalizar nuestros sistemas de cooperación, no solo para un beneficio a corto plazo sino también para abordar nuestros riesgos profundamente arraigados”.

 

Después de un mes en el que los incendios forestales se han descontrolado en Australia , Brende dijo que era necesario tomar medidas urgentes.

 

“Solo tenemos una ventana muy pequeña y si no usamos esa ventana en los próximos 10 años nos estaremos moviendo alrededor de las reposeras en el Titanic”.

 

El informe del WEF dijo que la retirada del enfoque multilateral que ayudó a hacer frente a la crisis financiera de 2008 hizo más difícil abordar los riesgos globales compartidos.

 

Los cinco riesgos principales en términos de probabilidad en los próximos 10 años serán:

 

– Eventos climáticos extremos con daños importantes a la propiedad, infraestructura y pérdida de vidas humanas.

 

– Fracaso de la mitigación y adaptación al cambio climático por parte de gobiernos y empresas.

 

– Daños y desastres ambientales provocados por el hombre, incluidos delitos ambientales, como derrames de petróleo y contaminación radiactiva.

 

– La pérdida importante de biodiversidad y el colapso del ecosistema con consecuencias irreversibles para el medio ambiente, lo que resulta en recursos severamente agotados para la humanidad, así como para las industrias.

 

– Grandes desastres naturales como terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas y tormentas geomagnéticas.

 

El informe fue publicado antes de la reunión anual del WEF en Davos la próxima semana, a la que asistirán los directores ejecutivos de algunas de las compañías más grandes y poderosas del mundo. A pesar de la gran cantidad de participantes que volaron a Suiza en un avión privado, el WEF dijo que Davos sería un evento neutral en carbono.

 

 

John Drzik, presidente de Marsh & McLennan Insights, que ayudó a compilar el informe, dijo que las empresas tenían que intensificar su acción sobre la calefacción global.

 

“Existe una presión cada vez mayor sobre las empresas de los inversores, reguladores, clientes y empleados para que demuestren su resistencia a la creciente volatilidad climática. Los avances científicos significan que los riesgos climáticos ahora se pueden modelar con mayor precisión e incorporar en la gestión de riesgos y en los planes comerciales”.

 

Peter Giger, director de riesgos del grupo Zurich Insurance Group, que también colabora en la preparación del informe de riesgos, dijo que era urgente adaptarse más rápido para evitar los peores e irreversibles impactos de la crisis climática y hacer más para proteger la biodiversidad del planeta.

 

“Los ecosistemas biológicamente diversos capturan grandes cantidades de carbono y proporcionan beneficios económicos masivos que se estiman en US$ 33 billones por año, el equivalente al PBI de Estados Unidos y China combinados. Es fundamental que las empresas y los encargados de formular políticas avancen más rápidamente para realizar una transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono y modelos comerciales más sostenibles”, afirmó Giger.

 

“Ya estamos viendo empresas destruidas al no alinear sus estrategias con los cambios en las políticas y las preferencias de los clientes. Los riesgos transitorios son reales, y todos deben desempeñar su papel para mitigarlos. No es solo un imperativo económico, es simplemente lo correcto “, dijo.

 

Dejá un comentario