La CGT debate su postura sobre las sumas fijas

30 de enero, 2020

CGT

La CGT tendrá hoy una reunión de su mesa chica, de la que podría salir una postura de la central sobre los aumentos salariales a través de sumas fijas, una estrategia que impulsa el Gobierno para las distintas paritarias. Si bien algunos referentes gremiales se mostraron a favor de ese tipo de incremento salarial, en los últimos días ese entusiasmo mermó y comenzaron a difundirse posturas menos favorables a la intención del oficialismo.

 

El encuentro de la cúpula cegetista comenzará a las 13 y, según anticipó el líder del sindicato de peones de taxi, Omar Viviani, se analizará si se “reclaman paritarias o sumas fijas, porque hay distintas posiciones”. En el mismo sentido, Viviani afirmó: “Hay quienes pueden discutir en el marco de paritarias y otros no, y les convienen sumas fijas. Vamos a escuchar las voces de los compañeros”.

 

Las voces sindicales comenzaron a dejar atrás una primera muestra de conformismo con la intención de otorgar aumentos por montos determinados. Ayer, Carlos Acuña, uno de los dos jefes de la CGT, rechazó que el sistema se aplique. En declaraciones a El Destape Radio, cuando le consultaron si avalaba las sumas fijas, respondió: “No. El monto fijo fue un adelanto”. Y aclaró que no escuchó de parte del Gobierno esa posibilidad, sino que sólo tiene información mediática al respecto.

 

“Queremos la libertad de poder discutir”, remarcó Acuña, que no hizo pronósticos sobre porcentajes de aumentos de sueldos. “No tener la posibilidad de discutir sería ir más hacia atrás”, concluyó.

 

En los últimos días, trascendió que muchos gremios de peso en la central obrera rechazan que los aumentos se establezcan por suma fija. En esa lista de sindicatos están, comercio, gastronómicos, Obras Sanitarias y alimentación, entre otros, según informó el diario La Nación el último fin de semana. Los camioneros de Hugo Moyano tampoco apuestan a la suma fija, están negociando un aumento del 33% por seis meses, por ahora sin acuerdo.

 

Rodolfo Dar, líder del gremio de la alimentación, se mostró en principio a favor, pero luego moderó su postura. Dijo que la suma fija es “un recurso que debe acotarse a la emergencia”.

 

El petrolero Guillermo Pereyra también es de los que está en contra del mecanismo. Hace una semana, planteó que “la suma fija no camina” porque “provoca un achatamiento en las categorías”.

 

La semana pasada, el ministro de Trabajo de la Nación, Claudio Moroni, se reunió con Héctor Daer, quien comanda la CGT junto con Acuña. Poco trascendió de ese encuentro en la cartera laboral. Hoy se sabrá si la central obrera define una postura para lidiar con la propuesta de las sumas fijas, que el Gobierno inauguró con el otorgamiento de $ 4.000 a estatales y privados.

 

La vigencia de la cláusula gatillo, un mecanismo que se generalizó en los acuerdos que se dieron durante el gobierno del expresidente Mauricio Macri, es otro punto que el Gobierno ha puesto en duda y sobre el que Daer dijo que “preserva el poder adquisitivo”.

 

Dejá un comentario