La cerealera Vicentín en default: ahora desde el Banco Nación investigan préstamo por más de $18.000 M

23 de enero, 2020

La empresa agroindustrial Vicentín, anunció que “en el plazo más corto posible” presentará una alternativa para solucionar la cesación de pagos vigente desde el 5 de diciembre pasado y que generó una deuda bancaria de poco más de $23.500 millones, de los cuales $18.000 millones fueron tomados con el Banco Nación.

 

Además, la cerealera apostada en el Gran Rosario, tiene cheques rechazados por un total de $60 millones.

 

Los pasivos están incluidos en el plan de reestructuración que sería presentado en los primeros días de febrero, y desde Vicentín remarcaron a La Nación que ningún acreedor tiene un trato preferencial o mejores condiciones en el plan de pagos

 

Esta semana había mucha expectativa por la reunión que dos altos directivos de la compañía iban a mantener con algunos de los principales acreedores en la ciudad de Santa Fe, en la sede de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe), la filial santafesina de CRA.

 

En representación de los accionistas de Vicentín asistieron Máximo Padoán y Roberto Gianneschi. También participaron de la reunión directivos de la Confederación de Sociedades Rurales de Santa Fe (Carsfe), del Centro de Corredores de Cereales de Rosario y Santa Fe y la Sociedad Gremial de Acopiadores de Rosario.

 

Los representantes de Carsfe, por medio de un comunicado, indicaron según lo expresado por Padoán y Gianneschi que los accionistas de Vicentín no tienen intenciones de presentarse en convocatoria de acreedores y que presentarán una propuesta de pago “en el menor plazo posible”, la cual considerará “a todos los proveedores por igual” y no contendrá quita alguna.

 

FIX SCR, agencia de calificación de riesgo afiliada de Fitch Ratings, redujo a CCsf(arg) la calificación para los valores de deuda por 50 millones de dólares emitidos por el Fideicomiso Financiero “Vicentín Exportaciones VIII”.

 

Según se conoce, la categoría CCsf(arg) implica un riesgo crediticio extremadamente vulnerable respecto de otros emisores o emisiones dentro del país e indica una alta probabilidad de incumplimiento de las obligaciones asumidas.

 

En diciembre, la cerealera había publicado un comunicado donde indicaba que estaba “abocada a encontrar una alternativa en el plazo más corto posible, que cuente con el apoyo de todas las partes y que nos permita retomar la normalidad de la operación”.

 

“De parte del directorio y accionistas de Vicentin hay una actitud franca y decidida para superar esta situación, generando los menores efectos perjudiciales posibles a nuestra red comercial”, agregaron al respecto y aseguraban que habían “sido muy prudentes y queremos seguirlo siendo para no responder sobre ningún tipo de especulación o hipótesis hasta contar con un plan adecuado para sortear esta coyuntura financiera”.

 

Mientras tanto, las nuevas autoridades del Banco Nación encabezadas por Claudio Lozano, iniciaron un sumario administrativo luego de detectar que durante la gestión de Cambiemos el Banco Nación le otorgó préstamos por $18.700 millones a la firma agroindustrial.

 

El vocero de la entidad bancaria, Sergio Resumil, relató que al asumir la nueva conducción “se hizo un análisis de la situación y se advirtió la existencia de este crédito llamativo por los volúmenes y que no se habían cumplido la mejoras prácticas en su otorgamiento. Entonces se dispuso iniciar un sumario administrativo”.

 

“La empresa estaba en categoría 1, es decir que aunque estaba incumpliendo sus pagos era considerada una empresa normal. Se la pasó a categoría 4, que quiere decir que tiene alta probabilidad de incobrabilidad, el paso previo a la quiebra o a una convocatoria de acreedores”, agregó en declaraciones al programa Mañana Sylvestre por Radio 10.

 

 

En tanto, Lozano denunció un vínculo entre la empresa y el Gobierno de Mauricio Macri. “Fue una empresa que ha tenido un comportamiento positivo y expansivo durante todos estos años, Vicentín entre las 200 principales empresas ocupaba el puesto 19 en el año 2015, pasó a ocupar el puesto 6 en 2019, es decir, un crecimiento permanente. Era la cuarta cerealera pasó a ser la primera, y en ese marco tuvo una asistencia oficial importante para financiar exportaciones por parte del Banco Nación que en determinado momento se pasó del límite que el Banco Central establece para las grandes empresas”.

 

Y agregó: “El Nación no debía seguir prestándole y refinanciandole la deuda que Vicentín debería haber cancelado y en lugar de esto se le convalidó que siguiera con la deuda sin cancelaciones. Este comportamiento absolutamente irregular fue consentido por el Banco Nación a partir de la relación directa que tenía Vicentín con el Gobierno anterior: era el primer aportante de la campaña de Cambiemos el año pasado. A partir de las PASO, con la derrota de Macri, dejó de cumplir”.

 

Dejá un comentario