Goldin: “No hubo definiciones concretas del BCRA”

29 de enero, 2020

Entrevista a Pablo Goldin Dir. MacroView Por Ariel Bazán

 

Luego de que el Banco Banco Central presentara el lunes su programa de política monetaria, el director de MacroView, Pablo Goldin, dialogó con El Economista sobre los principales puntos del anuncio.

 

¿Cuál fue su impresión general de la política monetaria que anunció el lunes el Banco Central?

No hubo definiciones concretas. Desde el 10 de diciembre quedó claro que este programa económico es de emergencia, básicamente para hacer pie en el arranque y no acelerar la crisis. Yo desde el primer momento dije que nunca iba a haber un programa monetario explícito como el del BCRA anterior, es decir con metas cuantitativas definidas, agregados monetarios, tasas de interés, etcétera. Esto lo demostró el último informe de metas, donde no hubo nada concreto.

 

¿Cómo ve que la entidad monetaria seguirá asistiendo al Tesoro?

Este es un punto donde directamente manda la realidad. En este momento dentro del programa de emergencia, lo ideal sería que la reestructuración de la deuda se resolviera lo antes posible para que el BCRA no deba seguir pagando con emisión monetaria la deuda en pesos y/o usando reservas para cubrir la deuda en dólares. Entonces, el Central es realista y dice que mientras la negociación de la deuda siga abierta y no se despeje el horizonte, en algún momento tendrá que financiar al Tesoro en pesos y/o con reservas en dólares para cubrir vencimientos si no queremos caer en un default liso y llano.

 

¿Es viable tener tasas reales positivas, como pretende Pesce?

Eso se irá viendo con el tiempo. Hoy el objetivo número 1 de la entidad es, a través del cepo profundizado, tratar de hacer una política monetaria más expansiva básicamente comprando dólares del superávit comercial. Esa es la fuente elegida para emitir moneda y tratar de monetizar un poco la economía sin excederse. Hasta ahora en promedio el BCRA ha comprado más dólares que vendido y ha emitido pesos de esa manera. A partir de eso, la tasa de interés y toda la dinámica de la expansión monetaria será endógena a ese movimiento del cepo y el mercado cambiario. En este escenario, si las las cosas le salen más o menos bien al BCRA comprando más dólares que vendiendo, creo que las tasas reales tenderán a ser negativas.

 

¿Por qué el BCRA habla de “flotación administrada” si hay un cepo?

Creo que el Central está describiendo la situación actual: hay un cepo en el mercado oficial, pero esto no necesariamente va a significar un congelamiento nominal del dólar. Este es un modelo que tiene una brecha cambiaria respecto a los dólares no oficiales, pero lo peor que se puede hacer es atrasar demasiado en términos reales el dólar oficial. Si las brechas se vuelven muy inestables, los precios de la economía podrían empezar a seguir al dólar paralelo más alto. Entonces, lo que el BCRA está diciendo con lo de “régimen administrado” es que tratará de que el dólar oficial se vaya deslizando sin saltos bruscos, siempre mirando de reojo las brechas.

 

¿La entidad da indicios de cómo piensa bajar la inflación?

A este programa de emergencia lo más que se le puede pedir es que la inflación baje a las tasas de otros años, que eran del 2% mensual. El Gobierno tiene una especie de ancla cambiaria oficial que va a ir deslizando de a poco, dejó las tarifas congeladas por un tiempo, está tratando de administrar algunos precios con acuerdos, e intenta desindexar el gasto público (especialmente el jubilatorio). Todo esto no es un programa antiinflacionario contundente, sino un intento de bajar un poco la inflación y que trate de rondar el 2% mensual.

 

¿Cómo cree que el BCRA logrará fomentar el crédito?

En la medida que el mercado cambiario se mantenga superavitario, el BCRA compre más dólares que los que venda, y la renegociación de la deuda se encauce, se va a generar una expansión de moneda. Esto es lo que en alguna medida podría generar una reanimación del crédito, que hace un año y medio está aniquilado. Pero todo estará atado siempre a que la renegociación de la deuda llegue a algún acuerdo razonable estas semanas.

Dejá un comentario