Fernández suma a Merkel a su agenda y el Gobierno festeja

27 de enero, 2020

Fernández Israel

Sumar gestos. Generar nuevos interlocutores. Tender puentes. El presidente Alberto Fernández construye su agenda internacional de contactos. Con la aspiración formal de proyectar su figura. Y el objetivo concreto de buscar un clima de opinión favorable (y apoyos) para la renegociación de deuda que su gestión aspira. Ayer, el canciller Felipe Solá confirmó que ampliará a Alemania las millas de la gira que emprenderá esta semana, con la visita a Angela Merkel, con ascendencia importante entre las potencias. No fue el único festejo de ayer: Estados Unidos dio marcha atrás con el aumento del 25% de aranceles para acero y aluminio argentino.

 

“Además de ver a Su Santidad, vamos a ver a líderes de Occidente. ¿Por qué? Por afinidad, por interés y porque Argentina está en una negociación compleja que es fundamental para su futuro. Y todos ellos tienen sillas en el directorio del Fondo Monetario”, señaló Solá a Radio 10. De esta forma, la gira original, prevista como visita al papa Francisco, sumó paradas en Italia, España y Francia, donde Fernández se encontrará con el premier Giuseppe Conte, probablemente con Sergio Matarella, presidente de Italia, el español Pedro Sánchez y el rey Felipe VI, y el francés Emmanuel Macron.

 

El encuentro con Merkel será el lunes 3 y en el Gobierno lo consideran el punto más alto de la gira. Fernández necesita sumar votos entre las potencias y la voz de Merkel es determinante en la Unión Europea, bloque regional que había objetado condiciones del préstamo del Fondo Monetario Internacional a la Argentina. En Israel, en el foro mundial que reunió a más de 30 jefes de Estado por el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, Fernández ya se había encontrado con Frank-Walter Steinmeier, presidente del gobierno de Alemania. Pero hacía pensar todavía que el encuentro podía ser posible.

 

En Israel, Fernández también se encontró con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y pudo saludar a Macron. Pero se quedó con las ganas de intercambiar miradas con Vladímir Putin, su par ruso, que llegó tarde al foro y tuvo que levantar su agenda de encuentros bilaterales ya pautada.

 

Está previsto que el jefe de Estado parta el miércoles 29 con destino a Roma para reunirse el viernes 31 con el Sumo Pontífice en la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano, en lo que será su primer encuentro con Jorge Bergoglio desde que Fernández ganara la Presidencia. Se prevé que en la reunión, Fernández busque en Francisco algún gesto hacia la comunidad mundial para que apoye a la Argentina en la negociación de la deuda. También, el Presidente le comunicaría su intención de avanzar con la ley de despenalización del aborto, lo cual es resistido por la Iglesia, y le daría detalles de la marcha de la iniciativa del Consejo Federal Argentina contra el Hambre.

 

La situación social del país, a su vez, será tema de otro encuentro importante de Fernández: el que sostenga con las autoridades de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (ONU-FAO). Allí Fernández describirá su programa contra el hambre y trazará perspectivas con funcionarios del organismo.

 

***

Balance positivo

La embajadora de Israel en la Argentina, Galit Ronen, dijo ayer que el balance del viaje a Israel del presidente Alberto Fernández “fue muy positivo” y destacó especialmente las reuniones del mandatario el primer ministro Benjamín Netanyahu, y con el líder opositor Benjamin Gantz. “Fernández tuvo reuniones con los políticos más importantes de Israel. Además, se mostró satisfecha porque “no todos los Jefes de Estado tuvieron una cita con el primer ministro, y Fernández no solo recibió una cita, sino que tuvo un almuerzo casi privado”, en referencia a la comida que el presidente argentino y Netanyahu compartieron con sus esposas el viernes último.

 

Dejá un comentario