El impasse productivo de Vaca Muerta

20 de enero, 2020

pereyra moroni vaca muerta

La lógica, así como las palabras del otrora candidato Alberto Fernández en campaña, auguraban que Vaca Muerta iba a estar en el centro de las prioridades oficiales. Se advertía, también, que generar un marco pro-Vaca Muerta implicaba hacer otras cosas que, quizás, la política no quería hacer o tolerar. Algo de eso último ocurrió y, si bien no hay nada dicho aún, Vaca Muerta atraviesa un impasse.

 

En el medio del debate por la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, la baja en las retenciones a las exportaciones de petróleo pareció haber enviado una clara señal de incentivo a Vaca Muerta. Sumado, dice un reporte de Delphos, a la designación de Guillermo Nielsen en YPF. Nielsen es un entusiasta del shale.

 

Sin embargo, no todas las medidas siguieron esa tendencia y, según Delphos, hubo “cierto retroceso”. En concreto, “la decisión del Presidente de suspender el aumento de las naftas va en el sentido contrario (porque) mientras el barril de crudo interno no converja a los precios internacionales los esfuerzos por desarrollar Vaca Muerta serán en vano”.

 

Sólo una compensación fiscal bajo reglas poco modificables que compense el diferencial entre el precio doméstico y el import parity podría mejorar las expectativas del sector, agrega el reporte.

 

“El desarrollo de Vaca Muerta depende fundamentalmente de los precios del petróleo y gas que perciban las compañías que operan allí. El precio del crudo, depende tanto de los vaivenes en los precios internacionales, como de la brecha entre el precio local e internacional. Los precios internacionales atraviesan días de turbulencia fruto de la caída en la oferta y el achicamiento de la brecha no parece tan claro. Si bien quedó atrás el congelamiento de 90 días del crudo impuesto por el expresidente Mauricio Macri, empresas como YPF no consiguen trasladar el descongelamiento al precio de los combustibles, imposibilitando achicar la brecha”, detalla Delphos. El congelamiento en las naftas del actual Gobierno pone un freno al aumento del crudo interno, que permanece cerca de los US$ 52 y no permite achicar la brecha.

 

Vaca Muerta sintió el impasse. En el caso de las etapas de fractura en shale oil, tras el récord de agosto de 2019 cayeron en promedio 8% mensual hasta diciembre, afectando a la actividad en formaciones no convencionales. Según Delphos, en el último mes del año detuvieron su crecimiento, restando 7.000 barriles diarios de producción respecto de noviembre.

 

La producción del gas es la más afectada por el congelamiento: la producción mensual total de diciembre cayó 4% debido principalmente al recorte en el sector no convencional.

 

“Los datos evidencian el impacto en la actividad fruto de las señales de precios, y las consecuencias del congelamiento comienzan a manifestarse. Los balances de las compañías reflejaron de manera parcial este impacto, ya que la producción no se vio del todo disminuida. Sin embargo, habrá que estar atento a los resultados del último trimestre. Será clave las definiciones que se den a conocer en la Ley de Hidrocarburos, así como próximas medidas que impacten en los precios”, dice Delphos. Mientras, Vaca Muerta espera agazapada.

 

 

***

Convocatoria por despidos

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, convocó a una reunión para hoy con las empresas petroleras y los sindicatos para analizar el cuadro de situación en Vaca Muerta, antes de llegar al fin de la conciliación, el próximo 28 de enero. El conflicto en el área petrolera y gasífera se desató a partir del despido de 600 trabajadores y 1300 suspensiones en el mes de noviembre, que dio lugar a que el Ministerio de Trabajo dictara en diciembre una conciliación obligatoria que se extendió, después a través de una conciliación voluntaria hasta el día 28.

 

El secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas de Río Negro Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, calificó de “muy positiva” la reunión que mantuvo con los ministros Moroni y el de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, el viernes pasado.

 

Pereyra, que concurrió al encuentro junto a su par de Petroleros Jerárquicos, Manuel Arévalo, planteó la delicada situación que atraviesa el sector por falta de inversiones y denunció que a pesar de haberse sometido a una conciliación voluntaria para encontrar una salida que permita la reactivación de la industria y el empleo, “no recibimos ni una llamada de parte de las empresas operadoras y de servicios”.

 

Por tal motivo, está prevista una medida de fuerza que podría paralizar la producción en Vaca Muerta y que el Gobierno busca frenar.

 

Dejá un comentario