El impacto del acuerdo entre China y EE.UU.

17 de enero, 2020

trump xi jinping

La firma de la fase uno del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China es una buena noticia para la economía global pero no implicará un cambio de tendencia sino que reforzará una existente.

 

La desaceleración de la economía global, “sincronizada” según las Perspectivas Económicas Mundiales del Fondo Monetario habría alcanzado su máxima expresión a mediados del año pasado, pero en los últimos meses de 2019 la situación sólo mejoró levemente. El cierre de 2019 fue mejor al que se esperaba en muchos países, como China, y tuvieron en el último cuarto del año un mejor comportamiento que en el segundo y tercero, como en el caso de Alemania. También Estados Unidos habría tenido un cuarto trimestre mejor al que se pronosticaba. Los niveles de crecimiento siguen siendo bajos pero la situación económica prácticamente no se deterioró en ningún país hasta fines de 2019.

 

Es en ese contexto en el cual se concretó la firma del acuerdo en Washington por lo cual cabe esperar, una mejora adicional en la economía global. De toda maneras, será acotada porque los alcances del acuerdo son limitados y porque las tendencias proteccionistas a nivel mundial y por lo tanto el comercio seguirá creciendo, a diferencia de lo que ocurría hace algunos años, a tasas inferiores a las del producto. Más aún, muchos analistas creen que algunos puntos acordados como el incremento de importaciones estadounidenses por parte de Chin no podrán concretarse porque es demasiado elevado para la realidad de ambas economías. Por otra parte, cualquier avance en las negociaciones que lleven a la firma de una fase dos deberá esperar, al menos, hasta que se realicen las elecciones presidenciales en Estados Unidos. La disputa por el liderazgo económico y tecnológico entre ambos países continuará pero la firma de la fase uno asegura que por el momento el conflicto no seguirá escalando y eso ya es bastante.

 

Durante 2019, varias instituciones como el FMI, el Banco Mundial y la OCDE ajustaron sus pronósticos de crecimiento invocando como principal motivo de esa decisión al conflicto comercial entre las dos economías más grandes del mundo. Es probable que a partir de ahora alguna de ellas mejore sus proyecciones. A su vez, en una encuesta realizada por The Wall Steet Journal, dos tercios de los entrevistados sostuvieron que el acuerdo firmado el miércoles le de un impulso adicional a la actividad económica.

Dejá un comentario