Depósitos privados revierten caída pos-PASO y subieron 3,7% en diciembre

6 de enero, 2020

pesos precios teoría monetaria moderna

Los depósitos en pesos del sector privado crecieron 8,2% mensual en diciembre y en términos reales el incremento fue de 3,7%, aseguró un informe de la consultora LCG.

 

 

Así, se quebró la tendencia negativa que comenzó en agosto: luego de las PASO y hasta noviembre los depósitos en pesos cayeron 3,5% en términos reales, mientras que diciembre se convirtió en el mes de mayor incremento del año.

 

 

Los depósitos a plazo cayeron 1,3% mensual real y 19,6% anual real. Las colocaciones mayoristas crecieron 0,9% mensual real y las minoristas (41% del total) cayeron 4,4% real. Estos últimos moderaron la caída respecto al mes previo mientras que las colocaciones mayoristas se han desacelerado levemente.

 

“La implementación del cepo y del impuesto PAIS actúan como limitantes para que los pesos migren a la compra de la moneda extranjera”, sostiene. Por otro lado, la baja de tasas dispuesta por el BCRA no alienta las colocaciones a plazo y es esperable que se incrementen las existencias de depósitos en cuenta corriente o caja de ahorro en la medida en que los minoristas decidan volcar sus excedentes a consumo no productivo.

 

Por el lado de los mayoristas, las normas de compliance, que limitan las operaciones con contado con liqui de muchas empresas, y sumado a que tienen cronogramas de obligaciones con proveedores y empleados, las colocaciones siguen siendo un instrumento al cual recurrir.

 

 

Los depósitos en dólares totalizaron US$ 18.483 M, con un crecimiento de 5,4% mensual, unos US$ 1.005 M más que el fin de noviembre. La caída de los depósitos en dólares fue aminorando su ritmo y empezó a mostrar una leve recuperación. Post PASO cayeron a un promedio de US$ 421 por mes (tocando un pico de US$ 1.077 en un solo día), en noviembre lo hicieron a un promedio de US$ 34 y en diciembre crecieron US$ 53, a razón de US$ 192 por día en las últimas dos semanas del mes.

 

Préstamos

 

Por su parte, los préstamos al sector privado en pesos cayeron en promedio 1,6% mensual real en diciembre, es decir, 24,4% interanual real.

 

 

Se revirtió así el sendero positivo de octubre y noviembre. En diciembre, el financiamiento retomó la caída que tuvo durante 2019, con excepción de los últimos dos meses. Esto se debe, en parte, por un contexto de incertidumbre y de pocas definiciones de política debido al cambio de gestión, que generaron un entorno de “esperar y ver”. En términos anuales, las caídas siguen siendo pronunciadas, pero nuevamente hay una desaceleración de la caída contra el mes previo (-1,1 puntos porcentuales).

 

Los préstamos al consumo (personales y tarjetas de crédito) cayeron 2,4% mensual real y 22,9% interanual real. Se destacó la caída del financiamiento con las tarjetas de crédito (-0,6% mensual), que habían tenido variaciones positivas altas durante los últimos dos meses. Además de existir cierto componente estacional en la caída, el desplome del poder adquisitivo a lo largo del año y la incertidumbre respecto a las decisiones del nuevo Gobierno evitaron la recomposición de la demanda de las familias.

 

EL DATO La caída del financiamiento fue “aguda”, dijo LCG, supera a lo evidenciado en recesiones anteriores y coloca a los préstamos como porcentaje del PIB en niveles muy bajos en cualquier métrica: apenas 8,5%

 

Por su parte, los préstamos personales cayeron nuevamente (-4,8% mensual) y aceleraron la baja respecto a noviembre. Y los préstamos con garantía real (hipotecarios y prendarios) mostraron una variación negativa de 4,7% mensual real (-38,5% interanual real) y continuaron siendo el tipo de financiamiento más perjudicado en términos anuales.

 

 

A la vez, el financiamiento a empresas mejoró el desempeño respecto a noviembre (mes en el que no presentó variación real mensual) y creció 1,4% mensual. Documentos a una sola firma aumentó 3,1% mensual, pero adelantos en cuenta corriente evidenció una caída de 1,6% mensual. En términos anuales, los créditos recibidos por las empresas cayeron 18% real (24,4% en todo 2019).

 

La tendencia

 

“Las medidas como el cepo y el impuesto PAIS, que vinieron para quedarse un buen tiempo, ayudan a evitar que salgan depósitos en pesos a compra de dólares. En la medida que empieza a ceder la desconfianza propia de cualquier proceso electoral y el sistema se muestra estable, puede esperarse el retorno de los depósitos en dólares. Por otro lado, la baja de tasas de interés con rendimientos negativos esperados implica que los depósitos a plazo no se vuelvan una alternativa de inversión seductora y podría dar paso a que se vuelquen más pesos a consumo de bienes durables”, indicaron desde LCG.

 

“La nueva dirección del BCRA intentará utilizar los créditos a empresas para repuntar la actividad interna. Con este objetivo, ya fue anunciado a los bancos la posibilidad de eliminar parte de sus encajes de manera proporcional a la cantidad de créditos que otorguen con tasas de 40%. Es esperable que el financiamiento a las empresas comience a repuntar en la medida que se activen préstamos a tasas más bajas. De todas formas, debido al largo contexto recesivo y una demanda muy deprimida resta ver si los incentivos otorgados por el BCRA efectivamente funcionarán”, agregaron.

 

Dejá un comentario